La visión de un oasis urbano, concebido como un remanso de estilo y buen vivir bajo la línea de un diseño cosmopolita, es la esencia de The Muse Hotel, situado en Nueva York, a corta distancia de sitios emblemáticos como Times Square, Broadway, el Empire State, Radio City Music Hall y Rockefeller Center.

 

The Muse expresa la sofisticación y el espíritu citadino que por antonomasia se asocia con esta parte de la ciudad, además de que guarda un implícito homenaje a la inmediata zona de los teatros”.

 

“Su nombre es sinónimo de inspiración y se basa precisamente en la imagen de las nueve diosas griegas, dueñas de una capacidad para motivar la creación en las diversas disciplinas artísticas.

“En sus distintos espacios, y desde luego en sus habitaciones, el hotel ofrece la oportunidad de descubrir y entrar en sintonía con el espíritu de las musas. Por supuesto la atmósfera que imprime el distrito teatral es un motivo más para ‘estar inspirados’, que es precisamente el lema que mantenemos”, advierte Stacey Ellis, directiva de comunicación de Kimpton Hotels.

Forma y función se combinan en esta moderna propuesta arquitectónica que determinó en 2007 una multimillonaria inversión para su remodelación, bajo la premisa de crear un hotel en el que arquitectura, diseño, arte, gastronomía y vinos, entre otros factores, determinaran un sello de identidad asociado con las grandes expresiones del pensamiento, con una natural y efervescente elegancia.

 

GALERIA

 

La estética es lenguaje y sentido en definición de ambiente donde la creatividad va en sintonía con la comodidad de los visitantes. La idea, de acuerdo con Ellis, es plasmar la vibrante esencia de Manhattan, a la vez que ofrecer la serenidad y la hospitalidad propia de un hotel boutique. Mobiliario, accesorios y servicio establecen una genial trilogía que se sublima con las vistas de la ciudad en las distintas temporadas.

“Hay un diálogo continuo entre el interior y el exterior. La idea es que los visitantes no pierdan de vista que todo Manhattan está a la puerta para ofrecerles lo mejor de su esencia, incluyendo la experiencia de compras en la Fifth Avenue”, precisa.

 

POR SIEMPRE ELEGANTE

Madera, metal, texturas y geometrías son elementos de la ecuación de un glamour intemporal, capaces de desarrollar escenarios que invitan a la convivencia e inspiran literalmente a sentirse en un set cinematográfico o en una pasarela, como es el caso del fastuoso lobby, que en momento sugiere la incursión a un bosque mágico.

Las musas son motivo recurrente en la decoración, así como las letras griegas que terminan por conceptuar un alfabeto del placer. Cada espacio es una alegoría del buen gusto, lo mismo en los cuartos, definidos en líneas y colores suaves que sugieren la relajación y el espacio óptimo para el descanso o el trabajo intelectual, que en las áreas de convivencia, matizadas por detalles retro-chic que festejan la eterna fascinación que implica Nueva York, sin pasar por alto, desde luego, su restaurante Nios, concebido por el reconocido diseñador David Rockwell, y cuyas distintivas cortinas metálicas marcan el acceso a una cocina de “inspiraciones” en un ambiente relajado que propone expresar el cosmopolitismo neoyorquino del pasado y el presente.

 

The Muse Hotel

W. themusehotel.com

D. 130 W 46th St, New York, NY 10036, Estados Unidos

T. +1 212-485-2400

 

“Espacios sofisticados que rinden homenaje a las diosas griegas marcan la esencia de The Muse, en Nueva York”