Las muy acertadas palabras de Charles Pierre Monseletla gastronomía ha sido la alegría de todos los pueblos a lo largo de los siglos.’ lucen en todo su esplendor en el impactante restaurante Mr. Meat, donde viví una experiencia culinaria sin igual. Una expresión artística, el restaurante es una oda a la gastronomía.

En el bullicioso distrito Este de Taipei, en Taiwán, discreto entre altos edificios, el restaurante Mr. Meat está especializado en shabu-shabu, perfeccionando el arte culinario de este platillo hasta lograr excelencia total. Un espacio casual, acogedor y con la atención personalizada de los carismáticos propietarios Wina y Han Chen, esta joya gastronómica nos seduce con sus recetas familiares y sabores auténticos.

Existen dos teorías sobre el origen del shabu-shabu. Una de ellas se remonta a la olla caliente de Mongolia, conocida como ‘cordero hervido instantáneamente’ o Shuàn Yángròu, el cual era cocinado dentro del casco de metal de un guerrero. La otra teoría pone sus orígenes en la olla caliente japonesa Mizutaki, que es un tipo popular de nabemono en Japón. Sea cual sea la historia de este exquisito platillo, hoy en día se ha convertido en uno de los manjares más seductores de toda Asia.

Lo que hace que Mr. Meat sea extraordinario son sus tres bases de sopa fermentadas: repollo agrio, ajo fermentado con miso y chile fermentado al estilo Sichuan. Mi elección fue la última y fue un viaje de sabores en sí mismo.

El ritual de cocinar finos cortes de carne en la sopa es una experiencia sensorial única. Con delicadeza, sumergí los trozos en el caldo burbujeante durante unos segundos. La carne, cocida a la perfección, se volvió increíblemente jugosa y se llenó de los matices de la sopa. Cada bocado era una explosión de sabores en el paladar.

Con excelentes selecciones de carne premium de todo el mundo, desde Taiwán y Australia, hasta España y Estados Unidos, solamente los mejores productos son permitidos dentro de la cocina abierta del restaurante. Podemos elegir lo que queramos de los productos locales frescos y verduras frescas en el buffet, con bebidas y salsa de autoservicio.

Las verduras, hongos y tofu las dejamos varios minutos en el jugo que elegimos – en Mr. Meat cada quien tiene su propio shabu-shabu, con la base de sopa que elijamos – y los cortes finos de carne los pasamos solamente unos segundos con nuestros palillos chinos por el caldo. Cocida a término medio, la carne es jugosa y sabrosa, rápidamente absorbiendo el sabor de la sopa.

Los platillos acompañantes, como los noodles enchilados y el arroz con cerdo estofado, revelaron la atención al detalle que define a Mr. Meat. Descubrí que estos platos eran un guiño a la receta secreta de la abuela de los propietarios, un toque especial que hizo que la experiencia fuera aún más memorable.

El shabu-shabu en Mr. Meat de Taipei es un viaje sensorial cargado de cultura e historia. Es una experiencia que se disfruta con cada sentido, desde el aroma de la sopa fermentada hasta el sabor de la carne jugosa. Para los viajeros amantes de la buena vida en busca de experiencias culinarias únicas, este rincón en Taipéi es un tesoro imperdible. 

APASIONADA DEL BUEN VIVIR