Punta Mita es un remanso de arena suave bañada por los rayos del sol y de palmeras que se mecen con la brisa del mar. Este destino paradisiaco donde el tiempo fluye a nuestro propio ritmo se ubica en Nayarit, apartado del ruido de las ciudades y al mismo tiempo rodeado de los más exóticos placeres, donde el lujo convive con playas vírgenes y colinas verdes rodeadas del espejo azul turquesa del océano.

De ser tierra de artesanos, comerciantes y pescadores, Punta Mita se ha convertido en uno de los destinos más exclusivos de playa en el país, con el complejo turístico y residencial más cómodo y lujoso para consentirnos, y cuya belleza ha cautivado a grandes personalidades del mundo, teniendo a huéspedes como Leonardo Di Caprio y Beyonce.

Fusionado armónicamente con la naturaleza como si fuesen un mismo ser, la delicada arquitectura del St. Regis Punta Mita Resort ofrece a sus visitantes una de las experiencias más cautivantes en el mundo de los viajes. Por su impactante belleza, sus servicios de alto nivel y por atención impecable, el resort ha recibido reconocimientos como el de Forbes Travel Guide’s por contar con una de las mejores habitaciones; el premio a la mejor arquitectura comercial otorgado por la revista Architectural Digest; figurar entre los 25 mejores hoteles del mundo en el TripAdvisor Traveler’s Choice
Award, por mencionar algunos.

El balance perfecto entre placer, lujo y privacidad nos trasporta a un nivel más elevado que el terrenal. Aquí, los sentidos son los reyes y cada experiencia está pensada en consentirlos. A los colores del cielo y del mar se suman los aromas de Rémede Spa, los exóticos sabores de la gastronomía y los sonidos del viento que hace bailar a la espesa vegetación.

Esta perfecta unión entre la naturaleza y el buen gusto nos deja una huella de felicidad y satisfacción en el corazón. Basta con dejare consentir con alguno de los exquisitos servicios dedicados a la relajación y revitalización del cuerpo y el espíritu de Remède Spa; dejarse llevar en un viaje culinario de texturas y sabores, donde cada ingrediente despierta un arcoíris de sensaciones; perderse en su alberca infinita bajo los tibios rayos del sol; y confiar el sueño entre las suaves sábanas de sus cómodas camas.

Por su privilegiada ubicación y el clima del lugar, el resort es el punto de partida perfecto para disfrutar de actividades en la naturaleza de mano de instructores calificados. Una de las más divertidas es el SUP o surf de remo, en la que se disfruta del mar y de las vistas a la playa parados sobre una tabla de surf y que se impulsa con ayuda de un remo. Al bucear se observan de cerca los arrecifes coralinos y la fauna silvestre, y también hay clases de pesca, y un programa de liberación de tortugas bebés. Para descubrir la belleza salvaje y la riqueza cultural de la zona, se hacen excursiones en bicicleta por la comunidad de Punta Mita.

APASIONADA DEL BUEN VIVIR