Home / Voyage  / MÁRMOL, ARTE Y MONTAÑAS: UN MUNDO DE LUJO EN LOS ALPES

MÁRMOL, ARTE Y MONTAÑAS: UN MUNDO DE LUJO EN LOS ALPES

La búsqueda de la armonía y la alegría de vivir con curiosidad nos impulsa a descubrir destinos siempre nuevos donde las características únicas, el ‘genius loci’, nos crean recuerdos inolvidables. Enclavado en las estribaciones de

La búsqueda de la armonía y la alegría de vivir con curiosidad nos impulsa a descubrir destinos siempre nuevos donde las características únicas, el ‘genius loci’, nos crean recuerdos inolvidables. Enclavado en las estribaciones de los Alpes Apuanos nos encontramos con un destino y con un hotel que nos hace vivir momentos únicos, repletos de magia.

Un molino de aceite de oliva del siglo XVII convertido en una elegante casa de campo, Il Bottaccio es un hotel singular. El espíritu de Il Bottaccio se nutre de dos elementos: el mar Tirreno, los arroyos de montaña y el torrente que hizo girar la gran rueda y los engranajes de la prensa de aceitunas, y el «oro blanco» – el mármol de las cuevas de Carrara, donde Miguel Ángel eligió la piedra para su David y Pietà.

Cerca de Forte dei Marmi, en la Toscana, esta lujosa mansión, miembro de Relais & Châteaux desde 1988, es el resultado de la cuidadosa y cariñosa restauración llevada a cabo por la familia D’Anna, que la transformó en un exclusivo hotel boutique. Ávidos mecenas de las artes, fundadores y propietarios de un exclusivo English College, Il Bottaccio fue durante muchos años el hogar de esta intrigante familia.

La familia D’Anna le ha confiado el arte culinario de Il Bottaccio al chef-director Nino Mosca desde hace más de 30 años, y lo ha visto crecer con pasión para convertirse no solo en una institución, sino en la meca de los devotos de la buena cocina italiana. Un retiro íntimo para los amantes del lujo, el hedonismo y la privacidad, Il Bottacio es además un refugio para el viajero gourmet.

Su restaurante Sala della Piscina, con un ambiente único es el corazón del hotel. La cocina de Il Bottaccio está hecha no solo de un alimento físico y material, sino también de uno mucho más sutil: un algo invisible hecho de percepciones, sensaciones y emociones generadas por la atmósfera y el medio ambiente.

Con una sinfonía perfecta de elementos que se juegan entre la tina que se encuentra en el centro de la sala, las vigas gigantes de madera que vuelan por encima y el vidrio de gran tamaño y los portales de madera, este restaurante es un portal al intrigante pasado del edificio. Esta belleza, ritmo y poesía dan a la cocina de Il Bottaccio esa cualidad única que la transforma de un simple oficio a un arte.

Il Bottaccio fusiona una creatividad luminosa con las raíces más profundas de la tradición italiana, creando un espacio de arte, de introspección y de placer absoluto.

Il Bottaccio
W. bottaccio.com

APASIONADA DEL BUEN VIVIR