Home / Gourmet  / Chía, la Súper Semilla

Chía, la Súper Semilla

¿Conoces la Chía y sus propiedades? Estamos viviendo una de las etapas más duras que pueden recordar las sociedades del mundo entero. Entre los problemas que se han y se están generando, como los económicos

¿Conoces la Chía y sus propiedades? Estamos viviendo una de las etapas más duras que pueden recordar las sociedades del mundo entero. Entre los problemas que se han y se están generando, como los económicos o laborales, esta el del confinamiento en casa. Esto representa comer menos sano (los típicos antojos) y otros problemas de salud como el azúcar alto o el estreñimiento, entre otras muchas cosas. Por todo esto, es conveniente buscar algunas alternativas que nos ayuden a controlar un poco los desordenes a los que se enfrenta nuestro organismo en estos días de sedentarismo. 

La chía es una buena opción como ayuda a tu organismo, ya que tiene grandes propiedades nutricionales y preventivos de algunas enfermedades. Es rica en omega 3 con tres veces más cantidad que los productos marinos, aporta cinco veces más calcio que la leche entera de vaca con la ventaja de no ser pesada para la digestión. Es más potente que cualquier otra semilla en proteínas, potasio, hierro, magnesio, manganeso, cobre, zinc y vitaminas como el complejo B. También es una increíble fuente de fibra por lo que ayuda a mejorar la digestión y problemas de intestino perezoso.

Algunos beneficios de la chía

    • Ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre.
    • Reduce el riesgo de contraer diabetes tipo 2 ya que ayuda a evitar las subidas y bajadas bruscas de azúcar en la sangre activando al páncreas a producir la hormona de la insulina.
    • Proporciona energía aumentando la fuerza y resistencia. Ideal para todos aquellos que llevan una vida muy activa y son víctimas del agotamiento.
    • Es una de las fuentes más completas de proteína vegetal.
    • La chía absorbe rápidamente el agua tomando una textura de gel que ayuda a que tengamos la sensación de saciedad durante más horas, por lo que funciona bien para controlar el peso.
    • Mejora la actividad intestinal ya que limpia residuos acumulados en los intestinos por ser rica en fibra.
    • En panadería es una de las semillas más valorada ya que no contiene gluten, siendo ideal en la elaboración de pan tolerado por los celíacos. 
    • Previene el colesterol por su alto contenido en omega 3 siendo un excelente antioxidante natural.
    • Es un buen antiinflamatorio.
    • Contiene cinco veces más calcio que la leche entera, sin dar problemas a los intolerantes a la lactosa.
    • Se puede guardar durante largos períodos sin que se ponga rancia.

La chía es una semilla muy fácil de consumir. En México por lo general se usa en aguas frescas, sobre todo en el agua de limón o limonada. Tiene una capacidad de absorción de agua de aproximadamente 10 a 12 veces su volumen en cuestión de minutos, creando alrededor una especie de gelatina no desagradable al tacto. Esto le da la característica de ser muy fácil de digerir, ideal para niños pequeños, gente mayor con dificultad para tragar, o para los que están malos de la garganta y les duele al tragar. Se puede mezclar con jugos o directamente en una ensalada. Una idea muy sabrosa es hacer agua fresca de limón con un poquito de infusión de jengibre, ¡esta deliciosa!

Otra forma de usarse es en sopas, malteadas o caldos. Simplemente se muele y se espolvorea. No afecta directamente al sabor de la comida y te puedes beneficiar de todas sus virtudes diariamente. En algunos países se usa mucho para hacer pan. Lo más importante es tratar de consumirla natural, sin procesar, para aprovechar al máximo los beneficios de esta súper semilla. 

Chía significa fuerza en maya. Se tiene referencia del uso de esta semilla a 3,500 años antes de Cristo en Centroamérica. Se cree que la usaban los mensajeros mayas cuando tenían que recorrer grandes distancias, travesías en las que debían ir ligeros de equipaje por lo que llevaban una pequeña bolsa de chía que les proporcionaba la energía necesaria. 

Los Aztecas también la consideraban como un elemento necesario en su dieta y para tratamientos médicos. Al necesitar de grandes extensiones para su cultivo, obligaban a otros pueblos de los alrededores de la Gran Tenochtitlán a cultivarla cambio de protección, al igual que otros cereales como el maíz o el amarato. Los médicos aztecas la usaban mucho como medicamento para tratar algunos problemas digestivos ya que estimula el flujo de la saliva, dolores en las articulaciones y lo usaban en la piel como cicatrizante y para calmar irritaciones.

Durante la época de la conquista española se prohibió su cultivo, debido a que en ocasiones, los aztecas la usaban como ofrendas en rituales, su producción se limitó a zonas muy alejadas de la capital. Hoy en día, esta semilla comestible de la planta Salvia Hispánica se produce en grandes cantidades en México y en otros países como Australia.

APASIONADO DEL BUEN VIVIR