La Ciudad de México es, sin duda, un edén gastronómico, donde nos podemos dejar consentir por increíbles propuestas culinarias. Uno de los elementos más importantes del arte del buen vivir es la gastronomía. En nuestro país nos encontramos con restaurantes y cocinas excelentes, donde el chef es un artista y nosotros los espectadores. La gastronomía en México ha evolucionado y se ha convertido en una experiencia sensorial, donde el placer es el rey.

Una de las nuevas experiencias culinarias de la Ciudad de México es Sushi Batta. Ubicado en el corazón de Polanco, en la Ciudad de México, Sushi Batta es una propuesta gastronómica japonesa que se distingue por su pasión por la calidad y el cuidado de los detalles. Sus platos reflejan la pulcritud de las técnicas japonesas, un vasto conocimiento sobre los productos y una visión contemporánea que funde tradición y experimentación.

En el Japón, la cocina es un arte llevado a su máxima expresión. La frescura de los ingredientes es clave, y cada platillo es una expresión de amor. La gastronomía es una de las mejores representantes de la cultura de un destino; a través de los sentidos y del placer culinario nos sumergimos en el verdadero alma de un lugar, dejándonos llevar por completo por los sabores, aromas y texturas de su cocina.

En Sushi Batta me dejé llevar por excelencias culinarias como nigiris de trucha, sashimis de tuna toro, nigiri de ikura, almejas con caviar y erizo marino, mejillones con sake y mi favorito: nigiri de anguila, trufa y foie gras, un manjar de inexplicable sabor cuya perfección se apoderó de mis sentidos.

Tradicional y emblemático de la verdadera comida japonesa, adentrarnos en este maravilloso lugar es viajar a través de los sentidos a Japón y gozar de su delicada y exquisita comida. En Sushi Batta nos encontramos con lo mejor de la tradición japonesa, con sashimi llevados a la perfección, increíbles nigiri y los sabores más emblemáticos de la cocina japonesa, siempre con un toque único que convierte cada platillo en un manjar. Innovación y tradición se llevan de la mano para crear un producto único, desde un tartar de toro con erizo y caviar, aguachile de almeja chocolate hasta nigiris con un toque de caviar, erizo o trufa.

La propuesta de Sushi Batta se trabaja siempre con un profundo respeto al producto. Para crear cada plato se utilizan ingredientes que provienen de procesos de producción y selección estrictos. Además, los procedimientos al interior del restaurante también se han transformado para garantizar que los comensales obtengan el mayor disfrute posible de cada ingrediente: el equipo de Batta reduce al mínimo el tiempo que el producto tarda de pasar de las manos del chef a la mesa. 

El chef Juan Cruz es un apasionado de la cocina japonesa y antes de crear el menú en Batta Sushi pasó por la cocina de Tori Tori, Deigo y Rokai.  El énfasis es en el producto, y nos encontramos con los pescados más frescos y exquisitos, desde erizo hasta lubina.

La propuesta gastronómica de Sushi Batta es honesta. Su estricto apego a la técnica japonesa explota la calidad del producto y crea platos auténticos que le dan un nuevo rostro a la escena gastronómica contemporánea japonesa en la Ciudad de México.    

“La gastronomía es el arte de usar los alimentos para crear felicidad”, escribe Theodore Zeldin, un filósofo e historiador que ha dedicado gran parte de su vida a descubrir lo que significa ser humano y lo que significa ser feliz.