La buena gastronomía es como un gran amor: despierta emociones bellas difíciles de explicar, pero que se reflejan en el rostro y con brillo en los ojos. La comida del restaurante D’Amico, tiene el poder de transportarnos a Italia, con una variedad exquisita platos regionales que conspiran para arrancarnos suspiros.

En cada bocado, los sabores son una explosión de sensaciones que se comparten entre amigos pues D’Amico no sólo es el apellido de la familia, también se traduce en ser amigo, en la amistad que surge en una buena compañía y en una mesa bien servida. Durante 12 años, esta familia se ha aferrado a su cultura culinaria para dárnosla a conocer sin distorsiones, preparada con cuidado y cariño, sin rendirse ante la tendencia moderna de emplear ingredientes procesados.

Aquí, cada platillo es preparado por chefs que dominan técnicas culinarias, pero que también cuentan con un gran ingenio para darle usos creativos a los ingredientes. La cocina italiana es una de las grandes favoritas del mundo, pero la cocina de D’Amico es simplemente cautivante.

Su menú es un arte que se come a bocados, donde se crean texturas irresistibles, coquetas presentaciones, y sabores gloriosos, acompañados de un ambiente chic y casual que nos hace sentir como en casa, en especial cuando se es atendido  por los propietarios. La idea de una tarde deliciosa nos lleva a imaginarnos sentados en sus mesas al aire libre, bebiendo una copa del vino tinto Brunello Di Montalcino, acompañado de un irresistible Vesuvio, que es un pastel de chocolate tibio con crema de avellana, y helado de vainilla.

En sus platillos, encontramos opciones para todos los gustos, preparados con carne, pollo y pescado, también hay una gran variedad de pizzas, ensaladas, y por supuesto, pastas. Con tantas opciones, es difícil decidirse, hay Spaghetti Maria Pia preparado con camarón, portobello, prosciutto, crema y vino blanco; Carpaccio Di Manzo de filete de res con arugula y parmesano;  Pomodoro e Basilico, que es sopa de tomate italiano con aceite de albahaca y crotón con queso de cabra; Spigola D’amico, que es pescado blanco al horno bañado con salsa de porcini y guarnición de risotto; Pizza Giardino, preparada con auténtico queso mozzarella, calabaza, champiñones, mix de pimientos y berenjena; y postres deliciosos como el Sfornata Di Mele, que es un hojaldre relleno de manzana, nuez, acompañado con helado de vainilla.

 

D’Amico

W. damico.com.mx