Budapest nació cuando un antiguo asentamiento celta se transformó en una ciudad romana de Aquincum la capital de Baja Panonia; los húngaros llegaron al territorio a finales del siglo IX. Una ciudad que nos sumerge en historia viva y nos impacta con su majestuosidad, la capital de Hungría es el mágico resultado de una intrigante mezcla de fantasía y realidad.

A Budapest la podemos recorrer a pie o en bicicleta, terminando el día con una noche en la Academia de Música Franz Liszt o perdiéndonos en sus bellas calles, repletas de historia. El famoso ‘Chain Bridge’ del siglo XIX conecta al distrito de Buda con el de Pest, enlazando las colinas de uno con las planicies del otro, uniendo al pasado con el presente. Es a los pies de este impactante puente que se alza, imponente, majestuoso y fascinante, a las orillas del Danubio, el impactante Gresham Palace.

Ocupado por el Ejercito Soviético durante la Segunda Guerra Mundial y utilizado como departamentos en la época comunista de Hungría, el Gresham Palace volvió a la vida en todo su esplendor en 1999 cuando Four Seasons acordó supervisar la reconstrucción y administrar la nueva propiedad.

La historia de Four Seasons Hotels and Resorts, que abrió su primer hotel en 1961, es una historia de innovación continua, notable expansión y una dedicación exclusiva a los más altos estándares. Es aquí, en el corazón del fascinante destino de Budapest, que esta excelencia nos sorprende y encanta una vez más.

Su ubicación en el lado antiguo del Danubio y su impresionante diseño de Art Nouveau recrean en nuestra estancia en el Four Seasons Hotel Gresham Palace un cuento de hadas digno de la nobleza.

Hoy en día este magnífico palacio y hotel es un vestigio del pasado, un portal a la historia de Budapest y una obra de arte que evoca lo más sofisticado del destino, testigo de la intrigante historia de la fascinante ciudad Budapest.

Cruzamos el majestuoso umbral del hotel, pasando a través del enorme portón de fierro, y nos encontramos en un mundo de fantasía donde la refinación, el diseño y el excentricismo de Budapest se mezcla con la elegancia clásica de Four Seasons. Gresham Palace es un destino en sí mismo, ecléctico y seductor, que nos lleva de la mano a conocer las maravillas de Budapest.

 

“La historia de Four Seasons Hotels and Resorts, que abrió su primer hotel en 1961, es una historia de innovación continua, notable expansión y una dedicación exclusiva a los más altos estándares”.