El Chateau de Saran que representa todo el linaje de la Maison Moët & Chandon en Epernay, volvió a lucir radiante tras profunda restauración que lo convierte en uno más de los símbolos y orgullos de la región de Champagne en Francia. Y no podía ser menos, si allí se celebraría por todo lo alto en estos días el aniversario 150 del legado y prestigio de su champagne insignia Moët & Chandon Imperial.

Toda una experiencia de lujo, sofisticación y excelencia culinaria vivieron los invitados que se trasladaron hasta esa localidad para festejar este momento tan importante de la maison.

Entre ellos, hubo un desfile de estrellas hollywoodenses, embajadores de marca, celebrities y otras tantas personalidades que brindaron en esta majestuosa propiedad, que ha sido testigo del savoir féte que distingue a la noble estirpe champañera Moët.

De gala total llegaron ataviadas actrices como Natalie Portman, Uma Thurman y la modelo Kate Moss, así como los actores Derek Blasberg y el británico Douglas Booth.

El famoso tenista Roger Federer considerado embajador de la firma Moët & Chandon desde 2012 no podía faltar para rendir tributo al famoso y emblemático champagne.

La cena estuvo a cargo de dos luminarias del fogón galardonados con tres estrellas Michelin, Yannick Alléno y Dominique Crenn, quienes diseñaron para la ocasión un menú de varios tiempos con todo el glamur y savoir faire de la cocina francesa de altos vuelos, en una especie de ‘concierto’ a cuatro manos.

Desde luego, todo rociado con la edición limitada del aniversario 150 del Moët Imperial Brut y bajo una ambientación de espejos para reflejar la magia del entorno sofisticado del chateau y el paisaje de Epernay rodeado de viñedos.