La bella capital de Francia recibió el nombre de “Ciudad de las Luces” por ser la primera ciudad de Europa en iluminar sus calles y edificios con luz eléctrica. Al caer la noche nos asomamos por la ventana y un destello de luces se alza desde la Torre Eiffel, deslumbrante y brillante, iluminando el cielo, el río y las fachadas de los impactantes edificios de la ciudad.

Esta vista única, icónica y mágica se ha convertido en una de las mas codiciadas de París y del mundo – y no hay mejor lugar para gozar de ella, desde la comodidad de una lujosa suite, que en el hotel Shangri-La.

Una obra de arte de “estilo ecléctico”, Shangri-La se ha convertido en uno de los hoteles más icónicos de París. Paso por las puertas de hierro originales y llego a un pequeño patio protegido bajo la un techo de vidrio restaurado. Dos jarrones inspirados en la Dinastía Ming flanquean la entrada y establecen el tono desde el principio para la elegancia de Asia-París.

Giramos a la derecha y damos un paso atrás en el tiempo cuando entramos a la histórica sala de billar con chimenea, fumarolas y sala de espera. Todo comenzó en mayo de 1891, cuando el Príncipe Roland Bonaparte compró cerca de 3,000 metros cuadrados de terrenos en la sofisticada avenida d’Iéna en el distrito 16 de París, que sigue siendo hoy el barrio más elegante de la ciudad.

El príncipe encargó al arquitecto Ernest Janty, famoso por su trabajo de reconstrucción en los palacios del Louvre y Tuileries para Napoleón III, diseñar un hogar elegante y áreas espectaculares para recibir huéspedes notables.

Hoy, el edificio icónico una vez más da la bienvenida a parisinos y viajeros del mundo dentro de sus muros, 114 años después de que el príncipe abriera las puertas de su palacio residencial a la sociedad parisina.

Ubicado entre la estatua de George Washington y la Torre Eiffel, el príncipe seleccionó el sitio por su proximidad al río Sena y su ubicación estratégica en el corazón de las escenas urbanas y sociales más emocionantes de la capital de Francia.

Un hotel que encarna la belleza histórica de una de las ciudades más bellas del mundo, Shangri-La Paris es un monumento a la gloria y la cultura de Francia.

GALERIA

 

“Una obra de arte de ‘estilo ecléctico’, Shangri-La se ha convertido en uno de los hoteles más icónicos de París”.