La tradición de la churrasquería es un patrimonio que se remonta a varias generaciones de carniceros y que se desarrolló principalmente en el sur de Brasil, extendiéndose de ahí esta costumbre del asado a otras partes del país y del mundo. Uno de las empresas más exitosas en ese aspecto en el panorama global es Fogo de Chao, surgida hace aproximadamente 40 años en Porto Alegre, como una sencilla pero muy bien montada churrasquería, y que poco a poco fue creciendo y evolucionando hasta convertirse en una cadena con 53 sucursales en distintos países del mundo, contando Medio Oriente, Estados Unidos y por supuesto México, donde la propuesta ha tenido muy buena aceptación desde su entrada a nuestro país hace poco menos de cinco años.

Primero inició en Polanco, posteriormente en Santa Fe y ahora, precisamente la sucursal 53 a nivel mundial, en Metepec, en el Estado de México. De acuerdo con Miguel Herros, director de Operaciones en México, está ya prevista una apertura en Guadalajara y otra más en Monterrey, dada la gran aceptación que el concepto de churrasco brasileño tiene entre los comensales mexicanos.

Te brindamos cinco razones para considerar Fogo de Chao como un lugar especial en el tema de las carnes, además de otros argumentos para visitarlo y disfrutar sus opciones culinarias, y no solo en el segmento de los asados cárnicos al tradicional estilo del sur de Brasil.

1. Los cocineros de esta cadena restaurantera están formados dentro de la línea de gauchos brasileños, famosos por solo condimentar las carnes con sal y hacer una estupenda labor de cocimiento en las brasas. De hecho los chefs y parrilleros de cada sucursal son entrenados bajo ese estricto concepto, además de que en cada apertura y operación se incorporan chefs brasileños formados en el arte de la churrasquería. Además participan expertos de Estados Unidos en el tema de manejo y selección de carnes. Esta capacitación también es extensiva al personal del salón.

2. Fogo de Chao, explica Miguel, busca brindar la más alta calidad en sus cortes. Por ello selecciona carnes High Choice, con las características de grasa y marmoleo idóneas para las preparaciones que corresponden al tradicional churrasco brasileño. Cuida el origen y las condiciones de cada tipo de carne, de manera que se garantice sabor, calidad y salud. En el caso del pollo, por ejemplo, utiliza aves criadas bajo un concepto orgánico.

3. Uno de los objetivos del restaurante es que los comensales disfruten las carnes que sea de su especial agrado e interés, sin que necesariamente tengan que probar y consumir otras variedades que no les interesan en ese momento o que no son de su agrado. Si un comensal desea comer únicamente picaña, por ejemplo, el mesero está atento a servir el corte que en especial sea del gusto del visitante.

4. Acorde con las tendencias actuales, y considerando que no todos los comensales tienen una especial preferencia por la carne, han establecido el concepto de Market Table, que recuerda un poco a las mesas que los granjeros brasileños solían poner en sus reuniones para compartir y disfrutar los productos frescos de sus cosechas. En esa mesa los comensales pueden encontrar vegetales frescos, sopas de temporada, ensaladas, quesos y embutidos que además recuerdan las influencias alimentarias que Brasil ha tenido a lo largo de su historia, de países como Italia, Alemania y el Oriente Medio. También tiene una amplia selección de productos libres de gluten.

5. En sintonía con su gran variedad de platillos, brindan también una meritoria selección de destilados y vinos, además de una atractiva carta de cocteles, sin faltar desde luego de la tradicional caipirinha, infaltable en una comida o cena de acentos brasileños. También cuentan con un excelente vino de la casa producido en la zona argentina de Mendoza.

 

W. fogodechao.com.mx

“Una estupenda opción para probar las delicias de distintos tipos de carne dentro de la tradición de los asadores brasileños“.