Ubicado en Polanco y parte fundamental de la expresión de estilo y buen gusto que representa la avenida Masaryk, Guzina Oaxaca se ha proyectado desde su apertura hace algunos años como el punto estratégico para el goce de la cocina oaxaqueña en la Ciudad de México. Con la rúbrica del chef Alejandro Ruiz, la figura fundamental en la proyección de la culinaria de ese estado en México y el mundo, ya con un sentido de evolución y actualización de acuerdo con las tendencias actuales, Guzina Oaxaca es un mosaico fino y envolvente de sabores que son referente de una cultura ancestral.

La asesoría de Alex Ruiz ha sido siempre un referente de la calidad en técnicas, ingredientes y recetas que convergen en este restaurante dirigido por Ana Salvatierra y que tiene como chef ejecutivo a Carlos Galán, una talentosa presencia de nueva generación que ha sabido marcar identidad, carácter y constancia en la oferta culinaria en este espacio de tradición que marca la fina presencia de las cocinas regionales en el panorama de la Ciudad de México.

Conoce las razones que hacen de Guzina Oaxaca una visita obligada en esta temporada.

1. No obstante el éxito que el lugar tiene con el servicio de los platillos típicos de la cocina oaxaqueña, sin faltar los consabidos y siempre solicitados chapulines, el restaurante refuerza su interés en resaltar el sentido de estacionalidad que representa esta cocina. Así, su nuevo menú de temporada destaca el valor y el sabor de ingredientes estacionales, como los vegetales de temporada.

2. A través de sus cocineros y a partir de diversos eventos como El saber del Sabor, Oaxaca y Baja California han fortalecido una relación en términos intercambio de productos, tendencias y sazones. No hay que perderse el Atún en aguachile cenizo, con acentos muy oaxaqueños pero con la calidad del pescado proveniente de aguas bajacalifornianas.

3. Carlos Galán es un chef que ha sabido imprimir un acento propio a la cocina del lugar, sin perder de vista el valor de las tradiciones. Carlos tiene una sazón que no hay que dejar de disfrutar; expresa los sabores caseros y pondera el valor de productos como los nopales y los chiles de agua en platillos que son un festín para los sentidos. Además la Lubina de Cuaresma y el Conejo de campo son dos platillos de estupenda ejecución.

4. Los postres siempre han tenido un lugar especial en la carta del restaurante, resaltando y llevando a dimensiones únicas el sabor de ingredientes tradicionales, de ancestral presencia y de proyección internacional. En esta ocasión no hay que perderse el Flan de rosita de cacao y la Oda al aguacate, ambos de una finura única.

5. Junto con su estupendo servicio, Guzina Oaxaca destaca por su meritoria selección de mezcales, para aquellos que en verdad aprecian las opciones premium de este destilado de origen; sin olvidar desde luego su oportuna selección de vinos ideales para armonizar la cocina oaxaqueña. En esta ocasión los blancos y rosados de la bodega mexicana Monte Xanic ha sido una excelente opción para acompañar este original menú ejecutado con maestría y oficio.

 

Guzina Oaxaca

D. Masaryk 513, Polanco, Polanco II Secc, 11560 Ciudad de México, CDMX

Reservas: restorando.com.mx, opentable.com.mx

T. 55 5280 3574

W. guzinaoaxaca.com

“Guzina Oaxaca es un mosaico fino y envolvente de sabores que son referente de una cultura ancestral”.