Con todo el glamur y fascinación que produce un metal tan preciado como la plata, los joyeros más destacados de la región de Torreón, Coahuila, se unieron para presentar un derroche de piezas en este material con sus diseños de autor que cautivan y sorprenden por su originalidad y fino trabajo artesanal, compitiendo con las grandes firmas joyeras a nivel mundial.

Brillos del Desierto’ fue nombrado este evento coincidente con los días de celebración de la Feria de la Plata de Torreón, que por su magnitud fue un acontecimiento sin precedente en el país, ya que jamás se había llevado a cabo antes una pasarela de moda en pleno desierto coahuilense.

El escenario fueron precisamente las llamadas Dunas de Bilbao, cercanas al Pueblo Mágico de Viesca y en plena comarca lagunera. Sólo antes el genio creativo de Pierre Cardin hubo sido el primero en atreverse a montar un espectáculo similar en un desierto africano hace casi tres décadas.

Allí con el apoyo del gobierno coahuilense, la alcaldía de Viesca, la Oficina de Convenciones y Visitantes y la Sectur estatal, la publirrelacionista Sara Cuéllar y la modelo internacional y vocera Luisa Sáenz, ambas orgullosas coahuilenses distinguidas, visualizaron el proyecto y lucharon incansablemente para conseguir que se realizara este sueño hecho realidad.

GALERIA

El resultado fue un éxito total con asistencia y participación de la sociedad de la región que apoyaron y aplaudieron las respectivas pasarelas con las colecciones de los diseñadores Oscar Figueroa, Cynthia Serrano, Marcela Riquelme, Eduardo Benítez y Víctor Salido, presentadas al atardecer y los primeros minutos de la caída de la noche. Se conjugaron todo un espectáculo natural y los destellos del metal precioso logrado en joyas únicas.

Para concluir la velada bajo la brisa nocturna del desierto se ofreció una cena bufet y fiesta con Dj’s y buenos vinos para brindar por la ocasión.

La creme de la creme social de ciudades como Torreón, Parras y hasta la vecina ciudad duranguense de Gómez Palacio estuvo presente participando en este acontecimiento que mezcló moda y glamur en un contexto original e insólito.