Contemporánea, moderna e imperial a la vez, la bella ciudad de Viena es un paraíso para los amantes de la buena vida, del arte y de la gastronomía.

 

“Una experiencia única, sofisticada y divertida en Viena nos lleva al corazón de la ciudad, en la calle peatonal Kärntner Strasse”.

 

A través de las gastronomía nos encontramos con la esencia más pura de cualquier destino. La cocina local representa el alma del país en el cual nos encontremos, sumergiéndonos en su cultura y haciéndonos partícipes en el estilo de vida de su gente. Estos son unos maravillosos restaurantes que no nos podemos perder al visitar la capital de Austria:

The Edvard Restaurant, Kempinski Palais Hansen

Galardonado con una estrella Michelin cada año desde 2014 y con 16 puntos Gault & Millau, The Edvard es la joya de la corona de la lata gastronomía Vienesa. Combinando productos frescos y de temporada con un enfoque alpino y mediterráneo, el talentoso chef Thomas Pedevilla nos enamora con una amplia variedad de platos artesanales que podemos disfrutar con sus menús de degustación de cinco, siete y nueve platillos.

Proporcionando una cocina moderna con un toque, The Edvard ofrece una experiencia culinaria como ninguna otra. Es la amalgama de talento, excelentes ingredientes y composiciones sorprendentes que le que ha asegurado un lugar en la guía Michelin durante tanto tiempo. De la mano de se excelente sommelier nos deleitamos en su extensa carta de vinos, seleccionando el acompañamiento perfecto con elixires Austriacos e internacionales.

DO & CO Albertina

Una sofisticada combinación e gastronomía y arte, DO & CO se encuentra en el famoso museo Albertina, que alberga la colección de arte gráfico más grande y valiosa del mundo. Una de las obras de arte que se encuentran en este espacio cultural es el restaurante DO & CO, donde disfrutamos de la cosmopolita mezcla de clásicos selectos de la cocina vienesa y manjares internacionales, como exquisitos platillos japoneses.

El museo Albertina es uno de los museos austriacos más frecuentados por los viajeros y un punto culminante para todos los visitantes a la hermosa ciudad de Viena. El programa de exposiciones del museo Albertina se centra en los grandes maestros de la historia del arte y en los artistas más importantes de nuestro tiempo. Abierto 365 días al año, es hogar a impresionantes colecciones, fascinantes exposiciones itinerantes y, claro, excelente gastronomía.

Rote Bar, Sacher Hotel

El nombre de Sacher siempre ha significado exclusividad, calidad y encanto vienés. En el reconocido ‘cuarto rojo’ de este lujoso hotel se encuentra el restaurante Rote Bar, donde se nos presenta la opción de cenar en el jardín de invierno con vista a la impactante ópera o en el cuarto principal bajo lámparas de araña de cristal con las paredes, el techo y el piso tapizados de un color rojo seductor.

Delicadas notas de piano nos acompañan en esta aventura por lo más autentico del arte culinario austriaco. La familia Gürtler-Winkler opera hoteles de lujo en Viena y Salzburgo, así como cafés en Viena, Salzburgo, Graz e Innsbruck, y han creado aquí un espacio insignia de la ciudad que refleja el lujo y refinamiento del corazón cultural del país.

Salonplafond en MAK

Salonplafond, ubicado en el Museo de Artes Aplicadas (MAK) en la famosa Ringstrasse, es la interpretación moderna de un tradicional restaurante vienés. Diseñado por el conocido arquitecto vienés Michael Embacher, con un bello jardín escondido en el patio con bar exterior, es una joya en el corazón de Viena. Este bello museo se centra especialmente en la arquitectura y el arte contemporáneo.

El estilo de la cocina está marcado por la pasión por la cocina y la comida fresca, de temporada y local. En su mayoría, todo es hecho en casa o comprado por pequeñas fábricas locales. Salonplafond es una creativa combinación de tradición y modernidad, y su ambiente está orientado al estilo tradicional de una taberna vienesa con un giro original y joven.

Aperitivo en Swarovski

Una experiencia única, sofisticada y divertida en Viena nos lleva al corazón de la ciudad, en la calle peatonal Kärntner Strasse. Aquí se alza la impactante Swarovski Kristallwelten Store Wien, un fantástico mundo de cristal, la tienda es una fusión de un impresionante espectro de productos e instalaciones artísticas. Entre los destellos de sus brillantes degustamos el exquisito champagne de Moët Chandon, el brillo de este delicado elixir reflejando la elegancia de las mágicas instalaciones de artistas reconocidos que nos rodean.

 

“Proporcionando una cocina moderna con un toque, The Edvard ofrece una experiencia culinaria como ninguna otra”.