Milán, la capital mundial de la moda y el corazón del lujo Italiano, está compuesta de brillantes joyas artísticas, históricas y hoteleras. El nombre mismo de esta sofisticada ciudad evoca en nuestra mente imágenes de elegancia, de opulencia y belleza clásica.

 

“El corazón del hotel es el Mandarin Bar & Bistrot, que ofrece una seductora mezcla de música contemporánea, deliciosos platos y cocteles hechos a la medida”.

 

Combinando el elegante diseño de Milán con un lujo oriental atemporal, Mandarin Oriental Milán es una obra de arte con decoración interior inspirada en la glamorosa década de 1940, completa con tonos suaves y muebles de madera de roble.

La combinación perfecta de comodidad, elegancia y estilo, el lujoso hotel está situado en el corazón de la ciudad más moderna de Italia. Ubicado en cuatro elegantes edificios del siglo XVIII a tan solo unos pasos de La Scala, el Mandarin Oriental es la joya de Montenapoleone, la avenida comercial más reconocida de Milán.

Bajo la atenta mirada del aclamado chef Antonio Guida, su restaurante italiano Seta con dos estrellas Michelin se ha convertido rápidamente en uno de los destinos gastronómicos más populares de Milán. Actualizando las recetas tradicionales con sus propias técnicas culinarias creativas, el menú del chef Guida ofrece una emocionante y contemporánea visión de la cocina italiana clásica.

Ubicado en el segundo patio del hotel, el diseño atemporal de Seta ofrece el escenario perfecto para los platos del chef Guida. Con amplios ventanales de vidrio los espacios interiores y exteriores se fusionan en uno, ofreciéndonos a los huéspedes la oportunidad de cenar al aire libre durante las temporadas más cálidas. En el interior, una cocina visible nos permite ver a los chefs trabajar, convirtiendo la experiencia culinaria en una obra de teatro.

El corazón del hotel es el Mandarin Bar & Bistrot, que ofrece una seductora mezcla de música contemporánea, deliciosos platos y cócteles hechos a la medida. El piso y las paredes cubiertos de mosaico de mármol blanco y negro, combinados con una gran barra central y una mezcla ecléctica de muebles, crean el escenario perfecto para vivir momentos inolvidables.

GALERIA

Al caer la tarde, el ambiente cambia a medida que Mandarin Bar & Bistrot se transforma en uno de los locales nocturnos más exclusivos de Milán. Las noches están marcadas por dos momentos clave: “Aperitivo” y “Después de la cena”. A las 6 de la tarde, las luces se atenúan, la música comienza a sonar, se sirve comida gourmet y los mixólogos sorprenden a los invitados y los clientes, añadiendo un toque oriental a cócteles clásicos italianos. Después de la cena, se ofrece la mejor variedad de grappa y amari, cuidadosamente seleccionados, junto con el menú de cócteles.

Además de un edén gastronómico, Mandarin Oriental Milán nos apapacha con su spa de clase mundial. Un ambiente tranquilo y acogedor, y un exclusivo enfoque holístico permite que los huéspedes vivamos una experiencia única en el ajetreo y el bullicio de Milán – un retiro urbano de relajación donde podemos escapar y disfrutar de instalaciones bellamente decoradas respaldadas por el legendario servicio de Mandarin Oriental.

Es aquí, donde el eco de stilettos marcan el agitado ritmo de vida de los ciudadanos y en el aire yace el seductor aroma de cologne, Mandarin Oriental nos lleva de la mano a mundos de hedonismo y elegancia fascinante.

 

“Mandarin Oriental Milán es una obra de arte con decoración interior inspirada en la glamorosa década de 1940”.