Los vinos rosados son una delicia que puede disfrutarse en cualquier temporada del año: son frescos, joviales, repletos de notas frutales, y por su delicado color, son ideales para celebrar durante el mes del amor y la amistad.

 

“Para los amores novelescos, el color rosado muy pálido, brillante, con abundante burbuja muy fina del Coral Rosé Brut de Roger Goulart, es el más adecuado”.

 

Su gama de tonalidades se obtiene a partir de la maceración del jugo de las uvas con su piel, los que se elaboran con uvas tintas son estructurados en boca, dotados de intensos aromas frutales con recuerdos a fresa o frambuesa, y los que son mezcla de uvas tienen mayor frescura y ligereza en boca, con aromas de menor intensidad. 

Hoy en día encontramos grandes opciones de España, Francia y Chile por mencionar algunos, donde podemos encontrar con un color profundo, gran sabor y estructura, cuanto más tiempo pasa la piel de las uvas tintas en contacto con el jugo durante el proceso, el vino será más oscuro y con mayor sabor.

La versatilidad de los vinos rosados los convierte en opciones excelentes para reuniones casuales con amigos o con la pareja, basta con imaginarnos una copa burbujeante del champagne rosado Taittinger Prestige Rosé con un buen maridaje para caer rendidos de amor. Este champagne de sensual color rosa vivo, es una excelente opción para una cena romántica. Sus finas burbujas incitan a sonreír mientras se prueba una tarta de frutas o un gratén de frutos rojos. Su espuma persistente nos invita a acercar la copa a la nariz y descubrir sus aromas de frutos rojos, frambuesas salvajes recién trituradas, cereza y grosella negra, y en boca, nos regala un sutil equilibrio entre aterciopelado y cuerpo. En definitiva, Taittinger Prestige Rosé nos recuerda la esencia del amor romántico: vivo, afrutado, fresco y elegante.

GALERIA

El travieso querubín que decorada la etiqueta de Montes Cherub Rosé es un recordatorio del amor juvenil y coqueto. Su delicado color rosa pálido y cristalino se acompaña de deliciosos aromas a frutas rojas frescas como frambuesas, frutillas y granada, con notas tropicales a piña, mango y toques florales. Su encantadora seducción llena la boca de suaves caricias, de acidez fresca y cuerpo medio, dejando una sensación amplia, cremosa, y con un final muy agradable. Es perfecto para momentos del amor divertido que nos hace sonreír, y es excelente para maridar con salmón con salsa de champiñones, paella, pasta con queso mozzarella, sushi, atún grillado, pizza y pollo Teriyaki.

Para los amores novelescos, el color rosado muy pálido, brillante, con abundante burbuja muy fina del Coral Rosé Brut de Roger Goulart, es el más adecuado. En boca es muy fresco y elegante, potente y persistente con un final muy sedoso y equilibrado, y al mismo tiempo, deleita con notas muy frescas e intensas de fruta roja con fondo de golosinas y caracteres varietales muy marcados. Es el aperitivo ideal para iniciar la velada, y por sus cualidades puede maridarse con pescados y mariscos, ensaladas, pastas, arroces, cocina japonesa o carnes ligeras.

 

W. interamericana.mx

W. debybeard.com

Tw. @debybeard

“La versatilidad de los vinos rosados los convierte en opciones excelentes para reuniones casuales con amigos o con la pareja”.