No importa en qué lugar del mundo me encuentre, me basta con cerrar los ojos para viajar a mi paraíso tropical consentido: Punta Mita. Se trata de un remanso donde la naturaleza y el lujo conviven en armonía, en la hermosa bahía de Banderas en Nayarit, en más de mil 500  acres privados de playas, montañas y hermosa arquitectura.

 

“Por su seductor ambiente natural, Punta Mita pasó de ser tierra de artesanos y pescadores a uno de los destinos de playa más lujosos en el país”.

 

Punta Mita reúne todos los placeres que me encantan: comodidad y servicio de lujo en un ambiente íntimo, un campo de golf con una vista impresionante al océano Pacífico y, por supuesto, una excelente gastronomía de clase mundial.

Vista desde las alturas a bordo del avión privado Fly Across, la inmensa bahía nos sorprende con su paleta de colores: los verdes de la selva tropical de la majestuosa Sierra Madre coquetean con el color turquesa del mar, y como si fuera la parte central de este lienzo, destaca la inmensidad de los dos campos de golf diseñados por Jack Nicklaus Signature. El campo Pacífico tiene siete hoyos y el único Green natural sobre una isla, La Cola de Ballena, y en el campo Bahía gozamos de vistas increíbles desde cada uno de sus cinco hoyos. Las canchas de tenis y los cuatro clubes de playa hacen su aparición en conjunto con la espesa vegetación.

Una vez en tierra, nos encontramos rodeados de un remanso de belleza impresionante donde la fauna exótica y la cultura de la zona son parte de las muchas sorpresas que nos reciben. Sus playas prístinas y el azul del mar contrastan con la decoración elegante de los hoteles, creados exclusivamente para consentirnos con sus comodidades.

Las hermosas villas y residencias de ultra lujo de St. Regis Punta Mita Resort y Four Seasons Resort Punta Mita, nos hacen sentir parte de un mundo extraordinario escapado de la imaginación. En ambos se crea un ambiente moderno y acogedor, donde los elementos nos abrazan con la misma calidez que el calor del clima que caracteriza a la región.

GALERIA

En Punta Mita la vida adquiere un matiz único que no hay en ningún otro lugar. Las caminatas sobre las playas de arena blanca al atardecer, nos regalan vistas a cielos de tonalidades naranjas y amarillas; a bordo de un velero, nos unimos a la pesca deportiva de peces vela; y dentro del mar, podemos practicar buceo, para admirar de cerca los arrecifes coralinos y nadar junto a tortugas y cientos de peces de colores.

Por su seductor ambiente natural, Punta Mita pasó de ser tierra de artesanos y pescadores a uno de los destinos de playa más lujosos en el país. Está cercano al centro de Puerto Vallarta, pero lo suficientemente aislado para disfrutar de su privacidad, descubrir las formaciones rocosas tipo volcánico de los alrededores, y nadar en el agua tibia del mar. Los días aquí se convierten en una experiencia memorable, por su alto nivel de hospitalidad, lujo y cercanía con la historia cultural de la zona.

 

W. puntamita.com.es

Tw. @PuntaMitaMX

Fb. puntamita

Vista desde las alturas a bordo del avión privado Fly Across, la inmensa bahía nos sorprende con su paleta de colores”.