El gran artista suizo Yvan Arpa fue llamado por casa relojera de reconocida precisión, para intervenir algunos diseños únicos inspirados en la música, la balística y hasta en la controvertida figura del cráneo humano.

Con tal motivo y aprovechando su visita a México, Rúbico el espacio abierto al arte actual y propositivo en Polanco, organizó una muestra para exhibir sus piezas únicas de edición limitada y costosa factura, rodeado de instalación de neones y efectos de realidad virtual muy ad-hoc al tema de la exposición.

Allí admirando además la amplia colección permanente de la galería, Federico Legorreta se detuvo para tomarse la selfie con original mural gráfico fragmentado como si fueran piezas extraídas de un clásico cubo de rubi-com.

Sylvia Rivera se encargó de la excelente convocatoria de amigos y muchos conocidos que se acercaron a conocer los relojes y sus originales diseños tanto en forma como en sus carátulas, incluyendo fragmentos de milenarios árboles sequoias, balas comprimidas de diversos calibres y diminutas calaveras metálicas destacando a primera vista.

GALERIA

A nombre de la galería y de la firma relojera que representa el trabajo de Arpa en México, Gabriel Espíritu Santo se encargó de presentar al artista con todos los asistentes.

Entre ellos estaban Alejandra y Carlos Olson, así como su esposa Liz Woodburn.

Por todas partes se respiró arte y creatividad con diversas intervenciones y actuaciones en vivo que enmarcaron la exhibición.