Aprovechando los días más soleados de este invierno, Aline Ortiz de Zárate abrió las puertas de su hogar en San Jerónimo para recibir a sus amigos cercanos con una comilona sabatina, que resultó un éxito total, ya que no faltó nadie a la cita puntual.

Luciendo sus cualidades de estupenda anfitriona, armó larga mesa en el espacioso jardín de su residencia de moderna arquitectura, decorada con flores y detalles campiranos de buen gusto, que más bien pareció recrear uno de esos almuerzos al fresco propios de la temporada primaveral.

Hubo varias estaciones desplegadas estratégicamente por el jardín con barras de coctelería con whisky, mezcal y tequila, así como vinos blanco y tinto al gusto de todos.

Mientras tanto, en enorme asador exterior se calentaba el carbón para avivar la brasa en la parrilla, esperando por sendos cortes de carne, chorizos y verduras, que se orecerían minutos más adelante.

Asistiendo a Aline, Julio Larragay su pareja sentimental, estuvo pendiente en todo momento y hasta el último detalle para que todos se sintieran a gusto como en casa, disfrutando la reunión bajo el tibio clima que imperó durante el convivio al aire libre.

Para abrir boca hubo botanas, pinchos de tortilla de patata y embutidos, así como unas margaritas de sabores que fueron favoritas de la tarde.

Llegó la hora de los brindis y de pasar a la mesa para convivir y disfrutar el corte a la brasa a elección, acompañado de varias ensaladas con aderezos y pasta florentina.

Varios conocidos entre los invitados como Paulina Madrazo y José Luis Padilla se la pasaron de lo mejor, y con ellos en amena charla también estaban Ernesto Rodríguez y Georgina Gutiérrez; los Thompson George y Paula; Ricardo Mora, Benito de la Cruz y más allá en animado grupo, los españoles María Forcada, Juan Pablo Revuelta, Javier Angulo, Rocío Careaga y Eva García Cuervo.

Una reunión animada como pocas, fue la que convocaron Aline y Julio, convencidos que los mejores momentos para disfrutar con los amigos sólo se dan en casa.