A las cinco de la mañana se alistan locales y viajeros en las calles del centro de Luang Prabang para ofrecer donaciones de comida a los más de cien monjes budistas que salen a esta hora de sus templos, sus largas togas anaranjadas resaltando en la obscuridad de la mañana y sus grandes platones de madera –donde reciben las donaciones, generalmente de arroz– colgando de sus hombros. Una solemne procesión y los monjes regresan a su templo respectivo para desayunar; yo me dirijo al pequeño monte Phou Si para ver el amanecer, los delicados rayos del sol naciente iluminan lentamente los tradicionales techos de teca de los pueblos que conforman Luang Prabang. So instantes así, repletos de magia, que nos enamoran de esta pintoresca ciudad en Laos.

 

En tradición Belmond, lo que más destaca es el personal, quienes van más allá con una gran atención a los detalles”. 

 

Toda la pintoresca ciudad de Luang Prabang en Laos fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, su pasado, su cultura y sus tradiciones siguen vivas y a todo color, otorgándole a este mágico destino encanto único. Una ciudad que vacila entre el pasado y el presente, aquí se desencadenan ante nuestros ojos momentos de fantasía y de magia que nos remontan a épocas pasadas.

Laos se encuentra cada vez más entre los lugares de visita obligada del sudeste asiático, y es comprensible que así sea. Su legado colonial francés ha dejado bulevares sombreados, arquitectura de la era colonial, una cultura amante del café, su intrigante pasado ha hecho de Luang Prabang un sitio repleto de maravillas budistas y, con bellos hoteles como lo es La Résidence Phou Vao, de Belmond, es además un destino de lujo y placeres hedonistas donde podemos dejarnos llevar por el arte culinario típico del país.

Aproximadamente a dos kilómetros de la ciudad se encuentra Belmond La Résidence Phou Vao, un clásico colonial francés con vistas panorámicas de las montañas boscosas que rodean a esta ciudad fotogénica.

Con solo treinta y cuatro habitaciones y suites, es íntimo por naturaleza, un efecto intensificado por el verde exuberante de los jardines y los giros y vueltas de la propiedad histórica.

Cada habitación cuenta con una terraza o balcón privado, con camas de día y vistas a los jardines o las montañas, así como lujosos baños de terrazo de gran tamaño.

Phou Savanh de Belmond es conocido como uno de los mejores restaurantes de Luang Prabang. Su magnífico equipo culinario despierta y encanta a nuestro paladar con una innovadora fusión de sabores de la cocina francesa con toques típicos de Laos. Su espectacular ambiente nos ofrece impactantes vistas a Mount Phousi y por la noche la romántica luz de velas y linternas colgantes iluminan los preciosos jardines del hotel.

GALERIA

Además de un edén para los amantes de la gastronomía, Belmond La Residence Phou Vao es hogar a un magnífico spa, que une armónicamente técnicas modernas con un entendimiento profundo de la relajación proveniente de tradiciones locales. Único en la ciudad, el spa ha sido galardonado con muchos reconocimientos; sus deliciosas amenidades, serena ubicación y excelentes terapeutas le han otorgado la fama de ser uno de los mejores de todo Asia. Les recomiendo probar los tratamientos tradicionales de Laos, que utilizan hierbas locales que crecen en jardines orgánicos y granjas en la cercanía del hotel.

La propiedad en es un refugio acogedor en el corazón de Luang Prabang. Las habitaciones son espaciosas, únicas y la vista de las montañas es impresionante. En tradición Belmond, lo que más destaca es el personal, quienes van más allá con una gran atención a los detalles. 

 

W. belmond.com

“La pintoresca ciudad de Luang Prabang en Laos fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, su pasado, su cultura y sus tradiciones siguen vivas y a todo color“.