El nuevo 911 Cabriolet versión convertible marca la sintonía de la elegancia y la dinámica de la funcionalidad en autos deportivos. La capota de lona, de accionamiento completamente automático, lleva la ventana trasera integrada y su estructura contiene elementos de magnesio, que evitan que el techo se infle como un globo a altas velocidades.

Esta capota puede ser abierta o cerrada mientras el auto circula hasta un máximo de 50 km/h y los nuevos elementos hidráulicos del techo reducen el tiempo de apertura a 12 segundos. El deflector de viento extensible de forma eléctrica protege la nuca del impacto del aire.

 

“El interior se distingue por sus líneas rectas y limpias, así como por los elementos empotrados que definen el cuadro de instrumentos”.

 

El nuevo 911 Cabriolet tiene un aspecto más ancho y más musculoso que el de su predecesor. Las salpicaderas son más anchas, para alojar las llantas de 20 pulgadas del tren delantero y las de 21 del trasero. Las versiones de tracción trasera ahora disponen de la misma anchura de carrocería que las de los modelos actuales de tracción integral.

El eje posterior es 44 milímetros más largo. El frontal, 45 mm más ancho, recupera una característica de las primeras generaciones del 911: un capó más alargado en la parte delantera y con un distintivo pliegue delante del parabrisas. Ambos elementos hacen que la parte frontal del vehículo sea más larga y le confieren un aspecto más dinámico.

De acuerdo con las especificaciones de Porsche, el 911 Cabriolet estará inicialmente disponible en versiones Carrera S con tracción trasera y 4S con tracción integral. Ambos llevan un motor bóxer turbo de seis cilindros y 2.981 centímetros cúbicos, que ofrece una potencia de 450 caballos (331 kW) a 6.500 rpm y un par de 530 Nm entre las 2.300 y las 5.000 revoluciones. Este propulsor ofrece mayor eficiencia y provoca menores emisiones gracias a un proceso de inyección mejorado.

Los ingenieros también optimizaron el nuevo diseño de los turbocompresores y del sistema de refrigeración, entre otros apartados. El motor transmite la potencia a través de una caja de cambios de doble embrague (PDK) y ocho marchas de nuevo desarrollo.

El Carrera S acelera de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos (con el opcional paquete Sport Chrono: 3,7 segundos) y alcanza una velocidad máxima de 306 km/h. Por su parte, el Carrera 4S llega a los 304 km/h y pasa de 0 a100 km/h en 3,8 segundos (con el opcional paquete Sport Chrono: 3,6 segundos).

Como primicia mundial, Porsche ha desarrollado un modo Wet que es parte del equipamiento de serie. Esta función detecta el agua del asfalto, adapta los sistemas de control a esas condiciones y alerta al conductor, que puede poner a punto el vehículo haciendo énfasis en la seguridad con sólo pulsar un botón o utilizando el selector de modos del volante (si lleva el paquete Sport Chrono).

 

W. porsche.com

“El nuevo 911 estará llegando a América Latina y el Caribe en el segundo semestre de 2019”.