Punto emblemático de la hotelería parisina, el Hotel Napoleón resalta, además de su tradición y reconocido servicio, por la serie de renovaciones que se realizaron en el hace un par de años, mostrando una nueva faceta y revitalizando su histórico prestigio. Se modificó la distribución de los espacios, se redecoraron las habitaciones, se modernizó el hotel sin olvidar su alma de “chic à la française” y, desde luego, se realizó una relevante remodelación de su fachada.

 

“Cada una de las 51 suites del Hotel Napoleón ofrece un escenario diferente para cada ocasión”.

 

Esta redefinición de su imagen y prestigio le permitió obtener su quinta estrella, incorporándose al exclusivo círculo de los grandes hoteles parisinos. Ubicado a unos pasos del Arco del Triunfo y de la famosa avenida de los Campos Elíseos, refleja el estilo de vida sofisticado y elegante de París. Con un estilo Imperial, el hotel vibra con un ambiente refinado que asegura delicadeza y confidencialidad.

De acuerdo con la crónica del establecimiento, el origen del hotel resguarda una historia de amor: la de un rico empresario ruso, Alexander Pavlovich Kliaguine, que conoció en un salón literario, a finales de los años 20 del siglo pasado, a una joven parisina de la que se enamoró. Para permitirle recibir a la alta sociedad de la época, le regaló como dote un hotel en el prestigioso distrito ocho de París.

“El Hotel Napoleón sigue siendo en la actualidad propiedad de la familia Kliaguine. Es uno de los pocos hoteles independientes de París, donde resalta la reactividad y la originalidad de sus dueños. Los propietarios escogieron, ellos mismos, los muebles y los cuadros que decoran las paredes de un hotel con mucho encanto, elegante y confidencial.

“Además de su ubicación perfecta, centrándose alrededor del distrito financiero, los lugares turísticos y las tiendas más famosas de la moda, el Hotel Napoleón sabe como consentir a sus huéspedes con pequeños detalles: hacer ejercicio en el gimnasio del hotel disfrutando de una vista impresionante sobre los techos de París, probar la miel producida en el roof top, desayunar en la terraza de una suite con vista al Arco de Triunfo y muchas más experiencias inolvidables”, refiere el comunicado emitido por la empresa hotelera.

GALERIA

Advierte que cada una de las 51 suites del Hotel Napoleón ofrece un escenario diferente para cada ocasión. La Suite Imperial, ubicada en la séptima planta del hotel, cautivará a los más curiosos con un suntuoso panorama con la Torre Eiffel y el Arco del Triunfo de fondo. Su decoración glamurosa es ideal para celebrar cocteles privados o reuniones especiales con su gran salón y tres cómodas habitaciones.

“La Suite Joséphine combina el lujo y el refinamiento en un ambiente discreto. Esta maravillosa habitación es más que un apartamento, es un lugar de ensueño donde cada detalle resalta un ambiente muy parisino.

“Otra legendaria habitación es la Suite Youssoupov, debe su nombre a un fiel cliente del hotel y la decoración recuerda los interiores de los palacios rusos, de donde era originario el famoso huésped”.

 

Hôtel Napoléon

D. 40 Avenue de Friedland, 75008 Paris, Francia

T. +33 1 56 68 43 21

W. hotelnapoleonparis.com

“Con un estilo Imperial, el hotel vibra con un ambiente refinado que asegura delicadeza y confidencialidad”.