Rioja es un mosaico de maravillas sensoriales que nos cautivan. Las hojas verdes de la primavera se transforman en dorados y coquetos rojos, que nos llenan el alma con de pasión, fuerza y ​​energía. Las vistas a la campiña son una invitación a visitar esta región vinícola, la primera en toda España en obtener el estatus de DO en 1925, pues es en estas fechas en que las hojas de las vides se pintan de un rojo que nos recuerda al color de los vinos tintos.

 

“Marqués del Riscal Tempranillo envuelve la boca con su carga aromática, marcando un paso elegante, equilibrado y denso para cerrar con un largo final”.

 

El color tinto de las vides envuelve al ambiente en un escaparate de diseños espectaculares envueltos con el aire fresco de la montaña, y permanece así durante varios meses, como un recordatorio del sabor de los vinos más famosos de España en el mundo. Definitivamente, en esta temporada, Rioja tiene todos los sabores que nos recuerda el rojo.

Además de la belleza de sus paisajes, de sus tradiciones, la bella arquitectura de sus pueblos y de sus bodegas, y por supuesto, su rica gastronomía, Rioja ostenta ahora la Denominación de Origen Calificada DOCa, la categoría más alta reservada para reconocer la calidad y los estrictos procesos de producción de sus vinos. Parte de estos procesos incluye el que las bodegas todavía usan sus propias fórmulas y métodos artesanales para mezclar sus vinos, aunque han renovado sus instalaciones, sus barriles nuevos y cubas de acero.

Sus vinos más famosos son los tintos, pero afortunadamente son cada vez más apreciados sus vinos blancos y rosados, pero la reina de sus uvas es la Tempranillo, la uva más representativa del país y con ella se elaboran vinos de gran elegancia, concentración de aromas y complejidad de sabores. La copa Riedel Vinum Tempranillo, diseñada para esta uva insignia de la DOCa Rioja, involucra todos los sentidos para descubrir las cualidades de esta cepa, mediante el diseño alto y generoso de su cáliz, cuya base amplia se estrecha en el borde para resaltar los sabores y un final elegante. 

Uno de sus representantes son los vinos de Carlos Moro 100% Tempranillo, que tiene un hermoso color rojo picota intenso con ribetes violáceos, limpio y brillante, una nariz de intensos aromas frutales a zarzamoras, frambuesas, vainilla, caramelo y madera nueva. Su sabor en boca es franco y muestra una acidez elegante, por lo que marida con cortes de carne, parrilladas, embutidos, quesos maduros y con la variada comida mexicana.

GALERIA

Marqués del Riscal Tempranillo envuelve la boca con su carga aromática, marcando un paso elegante, equilibrado y denso para cerrar con un largo final, su cautivador color cereza, como el de las hojas de las vides, invita a probarlo con jamones, quesos medios, guisos con salsas ligeramente especiadas, carnes rojas ya sea a la parrilla o asadas. Campillo Tempranillo es uno de esos vinos que acarician los sentidos, y que al mismo tiempo crean un conjunto de emociones electrizantes y cautivadoras, como las que hay entre dos personas que se aman. Es un vino excelente para disfrutar de la comida gastronomía, como sus arroces y fabada.

 

W. riojawine.com

“Rioja ostenta ahora la Denominación de Origen Calificada DOCa, la categoría más alta reservada para reconocer la calidad y los estrictos procesos de producción de sus vinos”.