El nuevo Porsche 911 GT2 RS Clubsport fue presentado en el Salón del Automóvil de Los Ángeles. La versión de competición del 911 GT2 RS homologado para circular en la calle tiene 700 caballos de potencia (515 kW) y su producción estará limitada a 200 unidades.

 

“Igual que el 911 GT2 RS de carretera, la versión Clubsport de mil 390 kilos de peso está equipada con el sistema Porsche Stability Management (PSM)”.

 

Frank-Steffen Walliser, vicepresidente de Motorsport y Vehículos GT, destaca que es un modelo que puede ser utilizado para actividades de clubes y para determinadas competiciones.

“En próximos años nuestros clientes no solo van a poder manejar el GT2 RS Clubsport en circuito, sino también podrán participar en competencias automovilísticas internacionales. Actualmente estamos manteniendo conversaciones muy productivas con el organizador de carreras SRO”, indica.

Precisa que la tecnología del auto de carreras de Weissach está basada en el 911 GT2 RS de altas prestaciones, igual que la del 935 que Porsche mostró a finales de septiembre en la sexta edición de Rennsport, en Laguna Seca, California. Ambos comparten el mismo motor del vehículo homologado para la calle, un avanzado seis cilindros bóxer de 3.8 litros con doble turbo.

La potencia de este propulsor trasero es transferida a las ruedas posteriores, de 310 milímetros de ancho, a través de una transmisión de doble embrague (PDK) de siete marchas. Como en otras versiones de competición del 911, el piloto cambia de marcha por medio de unas levas situadas de forma ergonómica en el volante. La posición del motor por detrás del eje trasero garantiza una excelente tracción y un magnifico rendimiento en la frenada.

Las pinzas monobloque de competición, hechas de aluminio y con seis pistones en el eje delantero, en combinación con los discos de acero estriados y con ventilación interna de 390 milímetros de diámetro, proporcionan unos excelentes valores de frenado. El eje trasero lleva pinzas de cuatro pistones y discos de 380 milímetros.

GALERIA

Igual que el 911 GT2 RS de carretera, la versión Clubsport de mil 390 kilos de peso está equipada con el sistema Porsche Stability Management (PSM), que incluye el control de tracción y el sistema de frenos antibloqueo (ABS). Gracias al conmutador de mapas situado en la consola central, estos sistemas de asistencia pueden ser regulados por separado o desconectarse por completo, dependiendo de la situación de conducción.

El volante de carbono y la pantalla en color que hay por detrás de él provienen del Porsche 911 GT3 R de 2019. Unos completos arcos de seguridad, combinados con un asiento baquet de competición y un arnés de seguridad de seis puntos, garantizan la máxima protección al piloto. El aire acondicionado proporciona la refrigeración óptima del interior.

 

W. porsche.com

“En próximos años nuestros clientes no solo van a poder manejar el GT2 RS Clubsport en circuito, sino también podrán participar en competencias automovilísticas internacionales”.