Cultura, bellísima geografía y gente de corazón afable danzan alrededor del vino en Rioja. Es la combinación de todos estos aspectos la que forma su historia viva, que se va alimentando con cada botella de vino que nace del amor de esta tierra de uvas que se prueba con los sentidos.

Su fama y reconocimiento como la primera Denominación de Origen Calificada española no es producto del azar ni de magia, fue ganada con el trabajo persistente de miles de personas que antepusieron su beneficio propio para alcanzar el de toda la región.

 

“Desplegándose como un arcoíris, los tonos de las hojas de las vides, del suelo, del cielo y de los racimos de uvas, llenan el espíritu de alegría”.

 

Rioja es tradición, autenticidad y carácter, que como sus uvas, son valores que han sido cultivados con tiempo y paciencia. Su gran riqueza es material, sí, pero su pilar es el orgullo de ser fiel a sí misma y a lo que representa, es concretar su pasión y transmitirla al mundo en vinos de excelente calidad, sabrosos y cargados de historias.

La historia de Rioja como elaboradora de los mejores vinos españoles, le ha dado a la zona un alto valor enoturístico, que año con año atrae a miles de personas interesadas en conocer la historia de su elaboración, visitar las bodegas y los botelleros históricos, además de regalarle sus suspiros al horizonte riojano.

Los hermosos paisajes riojanos y el valor patrimonial de los viñedos son parte de la identidad riojana, la misma que nos deja claro que es una tierra valiosa por ser rica en valores y en honestidad, de convicciones firmes y cargada de creatividad. Con el enoturismo, los viajeros descubrimos que el vino no sólo se bebe sino que se vive a través de la vida de sus habitantes, las conversaciones, los negocios y el turismo, todo en Rioja gira en torno a la cultura del vino. Incluso para los que no saben o conocen poco de vino o para los que ni siquiera lo consumen, conocer la mayor región productora de vinos del mundo es una experiencia de vida.

Desplegándose como un arcoíris, los tonos de las hojas de las vides, del suelo, del cielo y de los racimos de uvas, llenan el espíritu de alegría. Visitar Rioja es transformar un viaje en momentos memorables, es aprender sobre los procesos de producción y embotellamiento, aprender a catar y maridar con la afamada gastronomía española, es pintarse los pies con el pisado de uvas, pero también es maravillarse con los museos y sitios históricos como el  monasterio de San Millán de la Cogolla y hasta el Camino de Santiago.

Son estos valores los que han convertido a Rioja en un tesoro vivo, donde se propaga lasensibilización medioambiental, se mantienen vivas las costumbres y la identidad es un orgullo que le da sentido a la vida. Este es el corazón de la nueva campaña Saber quién eres, nacida como un poema del alma:

Saber quién eres es valioso y valiente.
Es tener un rumbo.
Y serle honesto.
Saber quién eres es tu gran riqueza.
No es flotar, es nadar.
Aunque, a veces, sea a contracorriente.
Saber quién eres es tener tantas convicciones como amigos de verdad:
pocos pero inquebrantables.
Cuando uno no sabe quién es pide permiso.
Cuando lo sabe, pide un Rioja

“La historia de Rioja como elaboradora de los mejores vinos españoles, le ha dado a la zona un alto valor enoturístico”.