Un paraíso en todos los sentidos de la palabra, Phuket es una isla que, como un poderoso imán, nos llama una y otra vez a quitarnos los zapatos y vagar descalzos por sus playas.

 

“Phuket ofrece algunas de las vistas más singulares e impactantes de Asia, como las formaciones de piedra caliza que desafían la gravedad en el Parque Nacional de Phang Nga”.

 

Por su ubicación en el corazón de las rutas de comercio entre China e India, Phuket fue la primera región de Tailandia que fue fuertemente influenciada por el resto del mundo, creando aquí una cultura y estilo de vida peculiar. Su interior estaba habitado antiguamente por pequeñas tribus y sus costas por los famosos Chao Leh, quienes vivían de piratería y la pesca de perlas. Fue hasta el siglo trece que la isla se volvió parte de Tailandia después de ser el escenario de una legendaria batalla entre el ejercito de Sukhothai y el imperio Sirivijaya de Sumatra.

Ubicado a orillas de la bahía Bang Tao de Phuket, en el noroeste de la isla, Angsana Laguna Phuket, parte del primer resort integrado de Asia, Laguna Phuket. Este santuario para los sentidos nos invita a disfrutar de playas vírgenes con cálida arena blanca o relajarnos en la piscina ondulante de más de 300 metros que atraviesa alrededor del resort.

Un espacio de belleza seductora y un destino que ocupa un espacio especial en el corazón de todos los que lo visitamos, Angsana Laguna Phuket se ha convertido en mi mente en la imagen idílica del paraíso.

Además, con cinco restaurantes y un bar en la piscina, el resort Laguna Phuket tiene experiencias culinarias para todos los gustos y ambientes, y ofrece lo mejor de la cocina tailandesa y asiática, así como los favoritos internacionales. Desde cenas románticas hasta degustaciones de lujo o pequeños bocadillos con los pies en el agua, el arte culinario ha sido logrado con gran excelencia aquí.

Phuket ofrece algunas de las vistas más singulares e impactantes de Asia, como las formaciones de piedra caliza que desafían la gravedad en el Parque Nacional de Phang Nga, o la Antigua Ciudad de Phuket, un crisol de la cultura asiática y occidental, y por supuesto el Gran Buda, el hito cultural más importante de Phuket. En los fines de semana podemos visitar el mercado local de Naka o hacer un corto viaje a la mundialmente famosa isla de Phi Phi, conocida por el libro y la película “La Playa”.

Cuando el lujo se mezcla con la belleza natural el resultado es magia. Así es como Angsana, en todos los rincones del planeta, nos transporta a mundos de fantasía.

 

“El resort Laguna Phuket tiene experiencias culinarias para todos los gustos y ambientes, y ofrece lo mejor de la cocina tailandesa y asiática, así como los favoritos internacionales”.