Empiezo el día tomando un rickshaw por las pequeñas y tranquilas calles del casco antiguo de Chiang Mai. Paso horas explorando las numerosas tiendas de curiosidades y antigüedades ubicadas en casas de madera de teca, luego paseo por las sombreadas calles arboladas que conducen a numerosos templos budistas tailandeses. Llega la tarde y me subo a la espalda de un elefante en una caminata por las montañas. Así es Chiang Mai.

 

“Cae la noche y me dirijo al magnífico restaurante de hotel, llamado Italics, que ha atraído la atención de los más exigentes viajeros gastronómicos”.

 

Ubicado en la vibrante calle Nimmanhaemin Soi, akyra Manor es un portal a la magia de este impresionante y autentico destino. Exclusivo y privado, este hotel cinco estrellas de puras suites es el moderno hotel urbano que toda ciudad debe tener. Su sofisticación moderna y estilo contemporáneo y relajado refleja el ritmo de vida de la zona, conocida como el área de las mejores cafeterías y bares en el corazón de la ciudad. Boutiques y galerías le dan un toque de sofisticación a esta joven y movida parte de Chiang Mai.

Aquí es donde regreso tas un día de aventura en la ciudad, dejándome apapachar por su lujo y servicio personalizado. Un oasis de relajación y a la vez hogar al famoso bar RISE, ubicado en su azotea, akyra Manor es un espacio de inspiración. Desvelando ante nosotros las maravillas de Tailandia, el hotel funciona bajo los lemas ‘Be Sporty, Be Inspired and Be Curious’, impulsándonos a conocer y explorar el destino de la manera que más nos apetezca; podemos perdernos entre loa antiguos edificios de su parte histórica, gozar de delicias de la cocina local, seguir nuestros instintos artísticos o escaparnos a la tranquilidad de las montañas que rodean a la ciudad.

La alberca más codiciada de todo Chiang Mai se encuentra en akyra Manor, diseñada meticulosamente, se extiende hasta arriba del hotel, alargándose hasta el horizonte. Construida con paredes de vidrio, la alberca infinity es el mejor lugar de la ciudad para disfrutar de vistas panorámicas. Aquí tiempo se detiene mientras veo la puesta de sol, la ardiente bola de color rojo que se sumerge en las montañas. Este es un momento que voy a saborear toda la vida.

GALERIA

Cae la noche y me dirijo al magnífico restaurante de hotel, llamado Italics, que ha atraído la atención de los más exigentes viajeros gastronómicos. Nuevo y de comida italiana con un toque innovador, Italics juega con nuestros sentidos y crea platillos que combinan sabores tailandeses e italianos de manera única. Su cocina usa productos locales de alta calidad con los que de-construye y re-crea platillos tradicionales, todo en un ambiente inigualable.

Después de disfrutar del arte culinario de Italics no nos puede hacer falta subir al bar RISE. Aquí la alta sociedad de Tailandia degusta creativos y exquisitos cocteles, dejándose llevar por la belleza de las vistas a la ciudad, sus luces nocturnas brillantes bajo la luna.

Los recuerdos del día fluyen por mi mente y siento una profunda sensación de paz. Aquí en mi propio refugio dentro de la ciudad. Aquí en un mundo de lujo contemporáneo que nos sumerge en la cultura del norte de Tailandia. Aquí en akyra Manor.

 

“Llega la tarde y me subo a la espalda de un elefante en una caminata por las montañas. Así es Chiang Mai”.