Mejor propuesta no pudo haber sido, la que ofreció la casa champañera Moët & Chandon a sus amigos y clientes consentidos, para agasajarlos dentro del marco del Gran Premio Fórmula 1 en el Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México.

Algo para llamar la atención fue la piscina que instalaron en su privadísimo lounge Moet Moment, destacando sobre la terraza con deck y vista directa a la pista principal donde las potentes máquinas automovilistas se desplazaban a toda velocidad.

Aprovechando la ocasión Carlos Pechieu al frente de Moët en México, destapó la sorpresa que tenía bien guardada, nada menos que el lanzamiento de la nueva edición de la champaña para beber con hielo, el Moët Ice Rosé, una delicia de notas frutales y burbuja fina para disfrutar en esos momentos que amerita refrescar el paladar al máximo.

En la terraza hubo además de una barra de coctelería muy original con tragos especiales preparados con este champaña, un bufet de platillos frescos, ensaladas, frutas y desde luego la innovadora versión rosada para beber con hielo.

Durante tres días ‘La Piscine Moet’ fue escaparte de numerosas personalidades que desfilaron por su espacio y tuvieron el privilegio de vivir una experiencia chic y sofisticada aunada a las emociones de la justa automovilista.

GALERIA

En la terraza, los afortunados disfrutaron el Momento Moët a sus anchas, mientras fascinados veían las prácticas en pista y finalmente la gran carrera que dejó triunfadores y una entusiasta participación de famosos pilotos al volante.

Muchos conocidos se dieron cita allí y la tertulia social encontró el más idóneo escenario, algunos más se descalzaron para darse un chapuzón de pies con copa de la burbujeante bebida en mano. Entre ellos, Rafa Micha, Iker Martín, Jorge Armendáriz, Jordi Rosado, Abelardo Marcondes, Maricarmen López, Esteban Abascal, Guillermo Valencia y varios más.