Un ilustre visitante que considera a nuestro país como uno de sus favoritos para disfrutar su riqueza cultural y natural, así como el vibrante ritmo de una ciudad cosmopolita como lo es la CDMX que tanto le recuerda a Madrid, es Cayetano Martínez de Irujo Conde de Salvatierra y Duque de Arjona.

Esta vez un motivo muy importante para él lo trajo a México, más allá de que le encanta vacacionar en estas tierras, su interés por compartir los productos gourmet que llevan el sello de su insigne familia, la Casa De Alba y que ahora ya están disponibles en varios establecimientos sibaritas y refinados.

Para celebrar la visita, sus buenos amigos y distribuidores en suelo mexicano de estos productos Otto Monsiváis y Santiago Bojalil -que lo hacen posible a través de importadora D’Otto- ofrecieron un convivio en Sagardi de Polanco, donde muchos amigos que tiene por aquí el segundo vástago de la desparecida Duquesa de Alba, se acercaron para saludarlo de nuevo e intercambiar impresiones con él.

A la par hubo degustación de la gama de productos de Casa de Alba como su jamón ibérico de bellota, chorizo, lomo y quesos de oveja, así como el aceite de oliva, galletas y dulces nougat, acompañados de vino blanco de Rías Baixas y tintos de Ribera del Duero.

GALERIA

Cayetano expresó su confianza en cautivar al mercado mexicano, como lo ha hecho ya en Europa y Estados Unidos con esta línea gourmet, que ha desarrollado como una aventura empresarial familiar más, una vez que hubo saneado e integrado el legado artístico, inmobiliario e histórico heredado de su célebre madre, al patrimonio cultural español.

Destacaron con su presencia algunas personalidades como el empresario y gran amigo de Cayetano, Valentín Díez Morodo. Asimismo, Ana Rita Tazzer, Eduardo Celis, Mela Pani, Mauricio Sulaimán, entre otros.