Para los viajeros que siguen siendo fieles toda la vida al puerto de Acapulco, les comento que cada vez lo encontramos más bello y prometedor de gratas experiencias, no sólo desde vistas y atardeceres impresionantes, así como sus bahías incluyendo a Puerto Marqués-Diamante, sino que la larga franja de playa que se extiende a lo largo del ‘nuevo’ Aca conforma ya un mundo aparte, plagado de complejos residenciales y propuestas que se plantearon desde que el hotel Princess abriera sus puertas hace ya varias décadas.

No cabe duda que la familia Palazuelos, encabezada por Susana una de las primeras chefs embajadoras de la alta cocina mexicana ante el mundo y por Lalo su hijo -quienes aman e idolatran los encantos que se disfrutan por aquellas playas- han sido grandes promotores de lo mucho que el destino turístico que más famosos hizo a México tiene para ofrecer siempre.

Claudio Poblete cerró filas con autoridades de cultura y turismo guerrerense y con esta prominente familia, para organizar una experiencia única y divertida como pocas, para un grupo de casi 40 votantes que participan en la que será la edición 2019 de la Guía Gastronómica de los 120 Mejores Restaurantes de México, creada por Culinaria Mexicana. El objetivo fue reunirlos para la sesión final de votación que dio lugar a los restaurantes escogidos con resultado unánime este año.

De entrada, el alojamiento corrió por cuenta del Hotel Princess Imperial que quedó flamante y espectacular tras profunda remodelación. Allí, en el restaurante de playa disfrutaron agasajo con cocina del mar, interpretada por el célebre chef Aquiles Chávez que fue toda una gran experiencia de sabor.

GALERIA

Al otro día en Punta Sirena hubo almuerzo con las cocineras tradicionales más destacadas lideradas por Susana Palazuelos, como punto de partida de travesía en yate privado para acercarse a la Quebrada y el espectáculo de los clavadistas, sin dejar atrás la escala obligada para nadar frente a la playa Pichilingue. La champañiza con Moët fue gracias a Gaby Rodríguez y su equipo.

Esa misma noche, Lalo Palazuelos abrió su terraza del Zibu para ofrecer cena de gala de seis tiempos que dejó boquibiertos a todos y gozando bajo las estrellas con el fondo musical de cuerdas de la Sinfónica de Acapulco.

La jornada de trabajo de los votantes concluyó al tercer día y la despedida de tan agradables momentos, fue con un almuerzo en Península donde Juantxo Sánchez se esmeró con un atractivo menú especial con acentos ibéricos.

Acapulco está en píe ¡con todo! Y es y seguirá siendo el destino favorito de muchas generaciones por delante.