“Cuando estoy en Roma siempre visito Bvlgari, ya que es el museo más importante del arte contemporáneo”, expresó el gran artista estadounidense Andy Warhol en torno al gran emporio italiano de la moda en el que siempre vio una fortaleza de avanzada y vanguardia en la definición de estilo y conceptos estéticos. La cercanía de Warhol a Nicola Bvlgari le hizo expresar abiertamente a este personaje la admiración por sus creaciones que en los años 80 causaron furor en Estados Unidos, influido en buena medida por el gusto de Nicola por Nueva York y la cultura americana. Los diseños de ese momento, imbuidos en las tendencias, pero también superándolas en todo sentido, determinó que Warhol viera en ellos un tema de imitación, aunque con toda firmeza Bvlgari destacó que sería imposible igualarlos, ya que la casa de diseño siempre estaría adelante de todos.

 

“La fascinación de Nicola Bvlgari por Nueva York lo hizo transformarse en un entusiasta habitante en tránsito de esta metrópoli”.

 

En sintonía con la recuperación que los años 80 representa en el imaginario colectivo actual, Bvlgari presenta la colección Wild Pop, que recupera los emblemáticos relojes Tubogas, favorito de personalidades de la época como Grace Jones; o los collares Monete, con cadenas de oro y monedas de oro romanas y griegas, que fueron favoritos de figuras como Nancy Reagan, Caroline de Mónaco y Jane Fonda, entre otras.

La fascinación de Nicola Bvlgari por Nueva York lo hizo transformarse en un entusiasta habitante en tránsito de esta metrópoli y entrar en contacto con diversas personalidades residentes en la urbe que admiraron y estuvieron en relación con su trabajo a través de Warhol, quien regularmente presentaba las creaciones del italiano en su afamado taller The Factory.

GALERIA

Buena parte de ese legado ha quedado consignado y esta presente en la Fundación Andy Warhol, que da testimonio de esos años de creatividad e interacción entre Bvlgari y Warhol. Años después, Lucia Silvestri, directora creativa de Bvlgari, pudo constatar esta relación y el interés de Warhol por la obra de la casa italiana. La colección Wild Pop es un reencuentro con ese momento histórico y un diálogo de los grandes artífices italianos con el explosivo e imperecedero talento del artista estadounidense, así como una lectura dinámica con la euforia creativa, conceptual y social de los 80, con su muy distintiva definición estética.

“La colección Wild Pop marca un reencuentro con la estética y los conceptos de los años 80 llevándolos a la quintaesencia del diseño, superando incluso sus bases conceptuales”.