Desde la inmensa terraza de mi suite en el Westin Cozumel comienzo el día con el aroma de café y la infinita belleza del Caribe a mis pies. Aquí, a las alturas del piso 16, los caprichosos y cambiantes colores del océano forman extraños e hipnotizantes diseños; está es la obra de arte maestra de la naturaleza.

 

“Ubicado cerca de la Punta Norte de la Isla, el hotel es exclusivo e íntimo, gozando de vistas y paisajes privilegiados”.

 

El día transcurre con el ritmo y suavidad de las delicadas olas que acarician la blanca arena de la playa privada del bello hotel. En la azotea del Westin Cozumel se encuentra la alberca más alta de la Riviera Maya, sobrevolando este paraíso terrenal.

Ubicado cerca de la Punta Norte de la Isla, el hotel es exclusivo e íntimo, gozando de vistas y paisajes privilegiados. Hasta su magnifico Zazil Spa tiene magníficas vistas al mar, su aroma insignia a té blanco adentrándose en nuestro ser, completando la experiencia de relajación total.

Al caer la noche comienza otra experiencia maravillosa: una exquisita cena en el restaurante Cuzamil. Con una sonrisa tímida el Sous-Chef Alan nos platica sobre la intrigante cocina del restaurante, que mezcla los sabores de Perú con los de Yucatán.

En el innovador menú de Cuzamil nos encontramos con platillos como el Dzotobichay con pato, un tamal de chaya con pato confitado y bombones de frijol, un sabroso Tiradito de Salmon con naranja agria y aire de tomillo, o con mi favorito: el Pulpo en costra de adobo deshidratado, adornado con bombones de jalapeño y champiñones, un verdadero manjar.

Esta increíble combinación, llamada ‘Inca-Maya’ es una de las alocadas ideas del talentoso Chef Massimo, quien ha creado aquí una experiencia culinaria intrigante y deliciosa que nos sumerge en las tradiciones y en la cultura de ambos fascinantes países.

GALERIA

Después de dejarnos agasajar por el Zazil Spa, de dejarnos sorprender por la increíble vida marina que descubrirnos al hacer snokerl en su playa, de dejarnos llevar por el tranquilo ritmo de vida de la Isla de Cozumel, y de gozar de una maravillosa experiencia culinaria, nos espera un espectáculo mágico: la puesta del sol. Potentes rayos rojizos convergen con el profundo azul del horizonte, jugando con nuestros sentidos y embriagándonos con su inalcanzable belleza.

 

W. marriott.com

“En el innovador menú de Cuzamil nos encontramos con platillos como el Dzotobichay con pato, un tamal de chaya con pato confitado y bombones de frijol”.