“La historia y la evolución de Michel Lynch va de la mano con el trabajo y la convicción de expresar lo mejor de un oficio y la identidad que representa el terruño. La familia Cazes, su propietaria, tiene un origen un humilde del cual están muy orgullosos, ya que los logros han sido precisamente producto de un gran esfuerzo y de vencer obstáculos a lo largo de la historia. No buscamos ser ostentosos, lo más importante es ofrecer vinos que expresen ese gusto por la vitivinicultura, que reflejen ese carácter y por supuesto una esencia inconfundible de Bordeaux”, dice Benoit Brumeau, director de Exportaciones para América de JM Cazes.

 

“Contamos con una producción que prácticamente tiene presencia a nivel mundial. Solo 10% se distribuye en Francia y el resto se comercializa equitativamente entre Europa, Asia y América”.

 

A finales del siglo XVIII, Michel Lynch era propietario del Château Lynch-Bages. El también alcalde de Pauillac en los años de la Revolución Francesa, impulsó importantes avances en la industria vinícola de la región, como la realización del despalillado antes de la fermentación, que posteriormente sería una práctica común en Médoc. La línea Michel Lynch es un reconocimiento y un homenaje a ese personaje emblemático.

“Con Michel Lynch queremos ofrecer una selección de vinos que reflejen la diversidad y riqueza de los terroirs de Bordeaux. Están dirigidos al amante del vino que desea poder beber, sin tener que esperar, un vino que expresa tanto la finura como la riqueza de los vinos bordaleses, lo mejor de los terruños y la excelencia de una añada. Michel Lynch encapsula a la perfección la tradición y la modernidad de los vinos de Bordeaux, que son elegantes, audaces y accesibles: vinos fáciles de beber que ideales para la convivencia”, dice Jean-Michel Cazes, de Famille JM Cazes, propietaria de Château Lynch-Bages y Château Ormes de Pez, entre otras bodegas.

Oriunda de la región de Ariège, en el suroeste de Francia, la familia Cazes emigró en 1875 al Médoc. En 1939, Jean-Charles Cazes, quien era panadero de oficio, se hizo cargo de Lynch-Bages, siendo muy pronto su dedicación y mérito en el rubro vinícola. La 2a. Guerra Mundial, sin embargo, puso freno al empeño empresarial de los Cazes. Fue hasta los años 60 cuando la familia retomó la empresa, regenerando y ampliando el viñedo hasta alcanzar casi 100 hectáreas a finales de los 90. Luego de haber realizado sus estudios en Ingeniería, Jean-Michel Cazes había regresado a Pauillac en 1973, siendo una presencia decisiva en este proceso de evolución que hoy continúan también sus hijas Kinou, Marina y Catherine.

GALERIA

“Contamos con una producción que prácticamente tiene presencia a nivel mundial. Solo 10% se distribuye en Francia y el resto se comercializa equitativamente entre Europa, Asia y América. Hemos tenido presencia en México hace algunos años y hoy nos da mucho estar de vuelta con Grupo CAL. La verdad estamos muy entusiasmados por el panorama que actualmente tiene el país en materia de vinos y gastronomía. No quiere decir que nos haya ido mal, pero ahora se vive un momento muy interesante en que nuestros vinos empatan perfectamente con las diversas propuestas culinarias. He tenido la oportunidad de probar la cocina del restaurante Azul Condesa en sintonía con algunos de nuestros vinos y la experiencia ha sido realmente formidable”, expresa Benoit Brumeau.

 

W. grupocal.mx

“Con Michel Lynch queremos ofrecer una selección de vinos que reflejen la diversidad y riqueza de los terroirs de Bordeaux”: Benoit Brumeau, director de Exportaciones para América de JM Cazes.