La arquitectura y las artes plásticas, dimensionadas como un lenguaje estético en movimiento, en provocación continua de los sentidos, son la esencia del hotel Palomar, en Filadelfia, abierto en 2009 en lo que fuera la sede del American Institute of Architects en esa ciudad estadounidense.

 

“La arquitectura, forma de pensamiento y de inspiración, así como aventura del gusto y de la imaginación, es fuente esencial de esta obra hotelera”.

 

Así, un emblemático edificio del centro de la metrópoli de la concordia, con una presencia de 80 años y en plena proyección de los conceptos Art Déco, fue motivo de una cuidada remodelación con un costo de cerca de 93 millones de dólares. Los responsables directos de esta labor fueron The Morristown, N.J., despacho de Gensler Architects; así como la casa californiana de diseño Powerstrip Studio, con la acción directa de Dayna Lee.

El resultado fue una flamante propuesta que revitaliza los conceptos más brillantes de esa línea estética del siglo XX, en combinación con una redefinición de espacios y atmósferas para la convivencia, el descanso y la exposición del trabajo de artistas contemporáneos.

“Arte en movimiento” es la idea que define la traza sensorial de Palomar Filadelfia. Compuesto de 230 cuatros distribuidos en 24 niveles, el inmueble fue durante década uno de los más representativos ejemplos del Art Déco americano, reforzada su jerarquía en su papel de sede académica de la arquitectura, palmarés que aún mantiene vivo en los nombres que distinguen sus diversos salones: Julian Abele, Daniel Burnham, Paul Philippe Cret, I.M. Pei y Frank Lloyd Wright, como advierte Peggy Trott, directora general del establecimiento.

Ajustado a las líneas actuales en materia de sustentabilidad y cuidado de la energía y los recursos naturales, en el proceso de recuperación se planteó asimismo el máximo aprovechamiento de los elementos ya existentes, subrayando de tal modo la autenticidad del inmueble, y dando también un efecto aún más resonante al encuentro de épocas, tendencias y acentos culturales. Los lenguajes cobran una nueva dimensión y jerarquía, y motivos tradicionales como los personajes de la Independencia americana dan un giro inusual, integrándose a la cotidianidad de forma lúdica, estampados en la ropa de cama o en bustos de colores que dan un acento de irreverencia a la decoración.

El lobby es punto neurálgico de la expresión dinámica del hotel. Por principio de cuentas es el centro de exposiciones de los artistas locales, lo que lo mantiene con un perfil de constante renovación, con el flujo de ideas frescas y aventuras estilísticas. Hay un juego de contrastes en los colores de las distintas áreas: los tonos tierra, suaves y neutros, dan paso a los brillantes verdes, púrpuras y morados de otras zonas.

ZONA DE CONTRASTES

Las citas recurrentes del Art Déco se enfrentan con el vidrio y los materiales reciclados. La euforia del espíritu arquitectónico queda de manifiesto en una pantalla principal de vidrio donde aparecen garabateados los argumentos teóricos de dos arquitectos. La dualidad se conserva como un efecto continuo en áreas donde los huéspedes deambulan entre instalaciones de latón que rivalizan y se complementan con los suaves pisos de madera.

“La arquitectura, forma de pensamiento y de inspiración, así como aventura del gusto y de la imaginación, es fuente esencial de esta obra hotelera. Queremos dejarlo de manifiesto en cada detalle y hacerlo patente como parte esencial en la historia de esta ciudad. Es una inspiración sin tiempo específico que se traduce en los distintos elementos de la vida cotidiana: en la moda, la literatura, la buena cocina. Así, cada espacio se enfila hacia una interpretación de este homenaje, delineado en muchos momentos en los juegos geométricos, la pureza de trazos y las formas simples que dan oportunidad al lucimiento de las proporciones”, define Trott.

GALERIA

ARTE EN MOVIMIENTO

Aspectos relevantes en la definición del Palomar, en Filadelfia

· Recuperación de uno de los edificios emblemáticos del centro de la metrópoli, de tendencia Art Déco

· Homenaje continuo a la arquitectura como excede del American Institute of Architects

· Proyección auténtica de los elementos del Art Déco, en combinación con una decoración de vanguardia

· Presencia de íconos de la historia americana en formas lúdicas e innovadoras

· Contraste de materiales y recursos, que acentúa la pluralidad estética del presente

 

Hotel Palomar 

D. 117 S 17th St, Philadelphia, PA 19103, Estados Unidos

T. +1 215-563-5006

W. hotelpalomar-philadelphia.com

“Antigua sede del American Institute of Architects en Filadelfia, rinde homenaje a esta disciplina en un juego constante de tendencias y épocas”