En Cancún, los días se sienten como un beso cálido en el alma. En este paraíso de playas de arena blanca, aguas turquesa y exuberante selva tropical, hay dos lugares que resaltan tanto por su privacidad como por su belleza: Punta Nizuc y Tulum.

En Punta Nizuc se encuentra NIZUC Resort & Spa, un hotel de lujo rodeado de una playa famosa por su mar tranquilo y por poseer la segunda barrera de coral más grande del mundo. Es un lugar idílico y sereno para perdernos del mundo y reencontrarnos en contacto con la naturaleza.

 

“En la apacible belleza de Tulum convergen historia, cultura y el increíble concepto de Azulik, un santuario donde la energía maya se canaliza hacia nuestro bienestar”.

 

Su elegante diseño se envuelve con los tonos verdosos de la vegetación selvática, ofreciendo una experiencia de relajación inigualable. Su playa está catalogada entre las diez mejores del mundo, y por la poca profundidad de su mar, se realizan actividades como buceo y snorkel, con las que apreciamos de cerca la fauna marina y los arrecifes, para después caminar tranquilamente en la orilla del mar mientras el sol nos acaricia la piel.

El bullicio de la vida terrenal se extingue al cruzar el umbral del hotel, listo para consentirnos con los delicados tratamientos de su NIZUC Spa by ESPA, con los aromas de los productos de L’Occitane en sus habitaciones, con las delicias artísticas de sus restaurantes y con la bella privacidad de su playa.

En la apacible belleza de Tulum convergen historia, cultura y el increíble concepto de Azulik, un santuario donde la energía maya se canaliza hacia nuestro bienestar. Se extiende en una gran extensión de costa, sumergido entre las copas de los árboles y el vaivén de las palmeras, y las mañanas empiezan con el canto de cientos de aves y la brisa marina en las mejillas.

Como parte de su filosofía, todo el hotel es alumbrado con la luz de más 1600 velas que se prenden a diario, y la frescura de la brisa es suficiente para refrescar las habitaciones durante las noches. Es un remanso para dejarse consentir y acariciar los sentidos con la energía natural que lo rodea, incluyendo la del cenote que se ubica justo debajo del restaurante que lleva este nombre, y del que se toma el agua de las duchas de las habitaciones.

GALERIA

Como parte de su proyecto de rescate por la naturaleza, en Azulik se presentan iniciativas como las Culinary Series de Wine & Food Festival, el proyecto culinario único que apoya el cuidado del océano desde una perspectiva artística y creativa, y que tienen como preámbulo cocteles con champaña en la galería de arte IK LAB, en la que se entra descalzo y se admiran obras de artistas mundiales.  Para escoger el mejor maridaje, el hotel cuenta con una cava de vinos de 180 etiquetas del mundo con más de 600 botellas esperando su momento de ser descorchadas.

 

W. nizuc.com

W. azulik.com

“El bullicio de la vida terrenal se extingue al cruzar el umbral del hotel, listo para consentirnos con los delicados tratamientos de su NIZUC Spa by ESPA”.