En los últimos años ha cambiado el concepto del lujo, lo que más buscamos hoy en día son las experiencias, lugares y momentos únicos que dejan en nosotros una fuerte impresión que vas más allá de lo que se solía considerar lujoso. En el mundo de la hotelería este concepto de ‘experiencias de lujo’ ha arrasado y se ha convertido en el status quo. Los magníficos hoteles Aman, reconocidos como los mejores del mundo, buscan justamente esto; envolvernos en vivencias inolvidables que hacen de nuestra estancia un momento de magia pura que queda por siempre plasmado en nuestra memoria.

“También conocido como Yihe Yuan, o los ‘Jardines de Armonía’, el Palacio de Verano fue construido en 1750”.

 

Hospedarse en Aman Summer Palace es viajar al pasado. Las hermosas villas se encuentran en lo que solían ser las casa de visita para los invitados de la Emperadora Cixi al Palacio de Verano de Beijing. Creado para satisfacer todos los caprichos de la realeza, el Palacio de Verano, con sus bosques, lago, templos, pabellones y terrazas, es un lugar de ensueño– un paraíso hecho realidad. El hotel se encuentra dentro de este mágico complejo, encarnando su exuberante decadencia y sabor tan único en cada rincón.

Desde su excelente gastronomía, donde podemos degustar los platillos más típicos de la zona, como el exquisito Pato Pekín, hasta sus autenticas actividades y ceremonias de té, Aman nos sumerge por completo en un mundo de experiencias inigualables, que no se pueden vivir en ningún otro lugar del mundo.

A la hora que sea, antes, durante y después de las horas de apertura al público general, los huéspedes del Aman Summer Palace podemos ingresar al Palacio de Verano. Nuestro mayordomo nos acompaña a una discreta puerta a pocos pasos de nuestra villa y con una gran llave dorada la abre para dejarnos pasar a este histórico y bello sitio.

También conocido como Yihe Yuan, o los ‘Jardines de Armonía’, el Palacio de Verano fue construido en 1750. Este impactante castillo y jardín de 290 hectáreas sirvió durante la dinastía Qing como un retiro de verano imperial y es hoy en día considerado uno de los lugares más bellos, pacíficos y fotogénicos de toda China.

Aman Summer Palace es nuestro guía y compañero por nuestras aventuras en este fascinante destino, llenando cada instante de nuestro día con experiencias autenticas y fuera de lo común. Encarnando lo mejor del nuevo concepto de lujo basado en experiencias, este hotel –si es que se le puede otorgar esta denominación– juega con nuestros sentidos y con nuestra imaginación, volviéndonos realeza por unos cuantos días mágicos.

“Las hermosas villas se encuentran en lo que solían ser las casa de visita para los invitados de la Emperadora Cixi al Palacio de Verano de Beijing”.