Ahora sabemos que los placeres de la vida no tienen que estar peleados con la salud. Son cada vez más los estudios médicos que muestran que los vinos poseen propiedades generadoras de bienestar, y si son vinos riojanos, también son un elixir divino y un aliciente para el alma. Así es como beber vino nos hace ser más interesantes, alegra los días y también nos mantiene jóvenes.

Los factores ambientales y el propio paso del tiempo, son algunos de los causantes que hacen que la piel pierda poco a poco su vitalidad, pero beber vinos riojanos nos aporta dosis de resveratrol, un antioxidante que se encuentra en la piel y en las semillas de las uvas, y es lo que le ha dado al vino sus famosas propiedades anti degenerativas.

La magia del vino sobre la salud no se limita a sus beneficios en el cuerpo, sino que también influye en la mente. La felicidad de descorchar una botella, escuchar el vino llenando una copa Riedel, y la sensación de descubrir sus sabores acompañado de un rico platillo, son un verdadero placer que nos llena de alegría. Basta con imaginar el sabor del tradicional bacalao acompañado de una copa de Tempranillo Rioja Alta, o una jugosa carne de borrego con un Gran Reserva de la DOCa Rioja.

Una vez que se experimenta la sensación del verdadero bienestar, es natural querer perpetuarla, así que como complemento de esta rica terapia de salud, en las clínicas Hedding Medical cuidan nuestra piel, manteniendo su belleza y previniendo la aparición de marcas indeseables, con las mejores terapias de belleza.

Cada uno de sus tratamientos se adapta a las necesidades personales, usando cremas hidratantes, exfoliantes, nutritivas, estabilizadoras y de contorno de ojos, haciéndonos lucir un cutis radiante en poco tiempo en sesiones muy cortas y cómodas. Una de sus especialidades es el tratamiento para desvanecer las ojeras, aplicando rellenos de ácido hialurónico. En pocos minutos y sin tiempo de recuperación, se restaura el volumen de la piel, disminuyen la pigmentación oscura y se mejora la hidratación de la piel. Sus beneficios permanecen durante 10 o doce meses, y puede aplicarse nuevamente otra dosis sin riesgos.

Para complementar el relleno se pueden hacer otros tratamientos, como los peelings para mejorar la textura de la piel y acabar con las manchas, y aplicación de botox para borrar las líneas de expresión alrededor de los ojos, obteniendo una mirada fresca y jovial.

Ser bella es un regalo para toda la vida, así que beber una copa de vino riojano y consentirnos con un tratamiento que mime nuestra piel, son ideales para hacer de nuestra vida un homenaje a la belleza.

GALERIA

 

W. heddingmedical.com

W. riojawine.com

Tw. @riojawine_mx

“La magia del vino sobre la salud no se limita a sus beneficios en el cuerpo, sino que también influye en la mente”.