“La sofisticada colección de Mattiazzi, provoca que un espacio se llene de energía por sus sutiles detalles. Al ser realizados con un nivel de atención extraordinaria, hace que cada uno de sus muebles sean el complemento perfecto para cualquier dimensión arquitectónica”, advierte Diego Cervantes, vicepresidente comercial para México y Latinoamérica de Herman Miller, en el marco de la reciente presentación de esta colección en el Palacio de Hierro Polanco, en la Ciudad de México.

 

“Las técnicas en cada uno de los muebles representan no sólo la forma tradicional de producción, sino la novedosa utilización de tecnologías digitales y el resultado de ‘renderear’ una bella pieza de arte que se incorpora a cualquier espacio”.

 

Desde 1979, los hermanos Nevio y Fabiano Mattiazi, decidieron fundar un taller especializado en muebles de madera de la más alta calidad, con diseño contemporáneo y su compromiso se ha destacado desde entonces.

“El acompañamiento de las habilidades artesanales con la maquinaria es lo que da como resultado que sus productos sean únicos, donde cada uno de sus procesos sean cuidadosamente seleccionados para que los bloques de madera, sean convertidos en una pieza que invita a todo aquel que quiera comodidad absoluta”, dice.

Despachos como Studio Nitzan Cohen de Munich; al igual que reconocidos diseñadores como Konstantin Grcic, Ronan & Erwan Bouroullec, Jasper Morrison, Leon Ransmeier y Sam Hetch & Kim Colin, son algunos de los talentos que han participado en la definición de las colecciones de Mattiazi.

GALERIA

Con un despliegue de originalidad, funcionalidad y alta calidad de materiales, Mattiazi presentó en México las siguientes propuestas:

BRANCA: Diseñada por Sam Hecht, fue fabricada para cumplir todas las expectativas de una silla moderna: cómoda, que encaja perfectamente debajo de una mesa, ligera y puede ser colocada en cualquier lugar (en la sala, el comedor o en la oficina). Es la silla que se caracteriza por aparentar estar hecha como los muebles antiguos.

MEDICI: Diseñada por Konstatntin Grcic. En esta colección las piezas irradian serenidad en sus diferentes variantes y son poco comunes por su diseño innovador. Los taburetes y mesas constan de tres patas entrelazadas una con la otra, lo cual le brinda estabilidad; en cambio, la silla y la banca tienen un diseño ligero, construidas para cualquier tipo de ambientes y pueden ser utilizadas individualmente o por grupos.

PRIMO: Diseñada por Konstantin Grcic. Consta con los elementos básicos de una silla: cuatro patas, asiento y respaldo. Esta silla se caracteriza por su curvatura en su respaldo y por sus bases fuertemente establecidas. La colección arquetípica de esta silla es distintivamente versátil, ya que es ideal para cualquier tipo de espacio: hogar, oficina, auditorios o salas de espera.

QUINDICI: Los artistas Ronan y Erwan Bouroullec destacan que como factor primordial está la empatía. La silla Quindici fue diseñada para encontrar comodidad en una silueta tipo sandwich, con una técnica tradicional para que seduzca visualmente a todos que estén a su alrededor, además de ser agradable al sentarse.

PALMO: El accesorio escultural que no puede faltar a la entrada de cualquier hogar. Al principio es de esperarse que no revele su utilidad; su delicadeza determina su uso, siendo un perchero que adorna sutilmente los muros.

 

Fb. HermanMillerMexico

Tw. @HermanMillerMex

Insta. hermanmillermexico

Yt. Herman Miller México

“Las técnicas tradicionales se complementan con maquinaria de vanguardia y una infraestructura que cuida el medio ambiente, produciendo su propia energía y emitiendo cero residuos”.