“Durante casi 100 años, Hilton se ha guiado por su misión de tener un impacto positivo en las comunidades que rodean a nuestros hoteles. En esta era dorada de los viajes, asumimos un papel de liderazgo para garantizar que los destinos donde los viajeros trabajan, se relajan, aprenden y exploran sean vibrantes y resistentes para las generaciones de aventureros por venir”, dice Christopher J. Nassetta, presidente y director ejecutivo de Hilton, así como presidente del Consejo Mundial de Viajes y Turismo.

 

“Según una encuesta a 72 mil huéspedes de Hilton, las consideraciones sociales, ambientales y éticas son fundamentales en sus preferencias de compra, especialmente para los menores de 25 años”.

 

En esa sintonía, la empresa hotelera ha anunciado que reducirá a la mitad su impacto ambiental y duplicará la inversión con fines sociales para el 2030. De acuerdo con esto, expresa Nassetta, se convertirá en la primera compañía hotelera en instituir metas basadas en la ciencia para reducir las emisiones de carbono y eliminar completamente el desecho de jabón en los vertederos.

De igual modo, explica, duplicará el monto que gasta con proveedores locales y minoritarios, además de su inversión en programas para ayudar a mujeres y jóvenes de todo el mundo, acorde con la estrategia de responsabilidad corporativa de Hilton,Travel with Purpose“, para promover la Agenda de Desarrollo Sustentable 2030 de las Naciones Unidas.

Las nuevas metas de Hilton para el 2030 proponen reducir a la mitad el impacto medioambiental para ayudar a proteger el planeta, con acciones como reducir el consumo de agua y los desechos producidos en 50%; eliminar los popotes de plástico de sus propiedades; recurrir a fuentes sustentables de carne, aves, productos agrícolas, mariscos y algodón; y expandir el programa existente de reciclado de jabón a todos los hoteles y eliminar el envío de jabón a vertederos. Asimismo propone duplicar la inversión social e impulsar el cambio positivo en las comunidades.

GALERIA

“Desde 2008, la compañía ha reducido tanto las emisiones de carbono como los residuos en un 30% y el consumo de energía y agua en un 20%, lo que le ha permitido ahorrar más de mil millones de dólares en eficiencia operativa”.