El Restaurante Zibu se crea en su totalidad alrededor del menú. La arquitectura se mezcla con toques asiáticos y tropicales. Se le da mucha importancia a los elementos naturales y de la región: la piedra, la palapa, la madera, el bambú.

“Su menú está diseñado para adaptarse al paladar mexicano sin dejar de ser agradable para los turistas internacionales”.

 

La entrada representa la navegación por los astros y los planetas en los mares llenos de incertidumbre, pero también llenos de promesas de un mejor futuro. Los elementos son importantes: el agua, la tierra, el viento y el fuego nos recuerdan nuestras raíces con el universo.

En el área de espera esta el mapa decorativo de la ruta de las especias que los intrépidos marinos recorrían para celebrar el evento comercial más importante de aquella época.

El Restaurante Zibu rescata la historia que Acapulco tuvo en el aporte de las especias a la gastronomía mexicana y la lleva un paso más allá, haciendo nuevos platillos fusionados con ingredientes asiáticos traídos especialmente para confeccionar el menú del restaurante y hacer memoria y tributo de toda aquella gente que contribuyó al intercambio de sabores de dos mundos que hoy se fusionan para crear uno solo, la cocina: “Mex-Tai“.

GALERIA

La comida Mex-Tai tiene el atrevimiento de mezclar lo picante, lo ácido, lo dulce, lo salado y lo amargo; con resultados que sorprenden al estallar en el paladar. Todos los ingredientes que utilizamos son originales y los productos son frescos y de primera calidad.

Su menú está diseñado para adaptarse al paladar mexicano sin dejar de ser agradable para los turistas internacionales, entre los favoritos están: el Pescado en adobo con Juliana de mango y nuez de la india; la Ensalada Tailandesa con camarón tempura; Setas Silvestres a la vinagreta de hierbabuena y la Sopa de Coco tierno.

Acapulco era el centro de comercio que recibía este navío cargado de ricos tesoros como: sedas, porcelanas, joyas y las tan preciadas especias que complementaban la cocina gourmet de aquellos tiempos. Con este intercambio de especias se empezó a agregar mayor sabor a la cocina mexicana y en general a las del mundo entero.

“El Restaurante Zibu rescata la historia que Acapulco tuvo en el aporte de las especias a la gastronomía mexicana y la lleva un paso más allá”.