Ubicado dentro del Grand Hotel des Iles Borromées, en Stresa, un pueblo a las orillas del majestuoso Lago Maggiore, al norte de Italia,  el Centro Benessere Stresa se proyecta como uno de los spa de vanguardia en territorio italiano, dueño además de una estética que le ha hecho merecedor de distintos premios internacionales, entre los que destacan el galardón en materia de Innovación, con el aval de la Universidad de Milán y la Fundación Giovanni Lorenzini.

“En su definición, el Centro integra el trabajo de diversos diseñadores en la concepción de atmósferas que evocan los elementos de la naturaleza y definen atmósferas de pureza y tranquilidad, sin desdeñar desde luego, un estímulo a las aventuras sensoriales, con recursos como tapetes y marcos de espejos que evocan el tupido césped de la campiña.

“Ubicados en el techo, por ejemplo, como parte de las luminarias, rompen con los conceptos tradicionales, salpicando las áreas con un especial sentido del humor”, advierte Gaia di Palma, representante del exclusivo resort donde los visitantes pueden gozar de exclusivos tratamientos entre jardines de esencia japonesa y lagos perfumados por las lilas.

 

“En un reducto clásico de la arquitectura italiana, resalta un spa que pone en juego los valores del diseño contemporáneo”

 

El spa se localiza en un ámbito de evocaciones clásicas, lo que magnifica aún más su sentido de renovación y búsqueda estética. A decir de Gaia, la intención fue precisamente lograr la convivencia del pasado y el presente en un inmueble que siempre ha sido sinónimo de lujo. El edificio data de 1863 y en la actualidad es un sitio resguardado por el Consejo Italiano de Protección de la Arquitectura y el Paisaje. Desde sus inicios, ha sido refugio de aristócratas y escritores, de figuras del arte y el espectáculo. Sugiere un estado de bienestar y armonía, a tono con una explosión de belleza, sabores y aromas mediterráneos y las notas de una cultura milenaria en conjunción con las manifestaciones del diseño actual.

“La naturaleza es un motivo recurrente en la decoración, un recurso indispensable que tiene distintas interpretaciones, tendiendo a romper la posible monotonía o estandarización que pudiera sugerir un centro de bienestar de esta índole. Desde su definición, se pretendió que el diseño fuera un punto de fuga, una plataforma que identifica la terapéutica desarrollada en las distintas salas con un estilo actual, y hasta cierto punto irreverente, dentro de lo que puede sugerir este espacio.

“Es muy interesante ver como la tierra, el agua, la naturaleza, se integran a una visión del descanso y la comunidad que habla un lenguaje actual. No perdamos de vista que la modernidad del Centro convive en un mismo inmueble y en un mismo entorno, con un simbólico recuento de la estética del lujo en otros periodos históricos”, precisa Di Palma.

Añade que el reconocido arquitecto y curador Statilio Ubiali realizó en distintas áreas del hotel, distintos conceptos temáticos en torno a periodos emblemáticos de la estética italiana: el Renacimiento florentino, la Chinoserie veneciana, el Barroco romano, los Capitanes y las órdenes de caballería, el Arte de la Magna Grecia y Los Vestigios de Pompeya; todo desarrollado a través de corredores que dan expresión a la plástica y el estilo de vida de estos periodos.

GALERIA

“Esta revisión histórica de los estilos de vida dan una relevancia especial al concepto interiorista del spa, que además de sustentarse en las ideas de una generación en avance, también es reflejo de las inquietudes decorativas de una sociedad preocupada por la salud, y que tiene a reflexionar cada vez más sobre la relación con la naturaleza. De ahí que las evocaciones a los elementos marinos y a la vegetación de los campos italianos sean una referencia constante. Es un diseño que sugiere, que provoca, que invita a una atmósfera de tranquilidad, en sintonía con los valores que apuntan las tendencias del nuevo siglo”, subraya.

 

Grand Hotel Des Iles Borromees

D. C.so Umberto I, 67, 28838 Stresa VB, Italia

T. +39 0323 938938

W. borromees.com

“El spa se localiza en un ámbito de evocaciones clásicas, lo que magnifica aún más su sentido de renovación y búsqueda estética”.