A mediados de los años 30 el mercado de la plata, la fuerza de Park City, se venía abajo. Así que se comenzó a fijar la atención en lo que acabaría convirtiéndose en la mayor atracción de la zona: el esquí. Procedentes de Noruega, los hermanos Engen fueron de los primeros en iniciar el espíritu por la competición invernal organizando saltos de esquí en Ecker Hill. Ellos, como otros que llegarían después, plantaron la semilla de un futuro grandioso para los deportes de invierno.

 

“Las montañas en diciembre se visten de blanco, creando el perfecto paisaje navideño para unas increíbles vacaciones de ski”.

 

Consideradas las mejores de América, las pistas de esquí de Deer Valley concuerdan con los exigentes estándares de excelencia de toda la zona. Sus hoteles, restaurantes y servicio llegan a un nivel de perfección casi inimaginable.

En la montaña, a media pista, se encuentra el lujoso lodge Stein Eriksen. Este acogedor y lujoso hotel hace sentir a uno en Suiza. Sus toques hogareños y la belleza de sus amplias habitaciones dan una deliciosa sensación de comodidad.

Ubicado en medio de la montaña, a pocos pasos del lift, las vistas desde el Stein Eriksen son impactantes, mostrando todo Deer Valley brillante bajo el sol de invierno.

Nombrado después del esquiador medalla de oro olímpico noruego, Stein Eriksen, el Lodge fue galardonado como el “Mejor hotel de esquí del mundo” por World Ski Awards gracias a su servicio impecable, esquí de renombre mundial y acceso a actividades recreativas al aire libre durante todo el año.

GALERÍA


Este hotel Forbes Five Star fue nombrado el Mejor Hotel de Ski en el Mundo por los World Ski Awards. Con más de 2 millones de votos emitidos de los principales profesionales del turismo de esquí y los consumidores de esquí de 127 países, Stein Eriksen Lodge primero ganó el título de Mejor Hotel de Esquí de los Estados Unidos 2015 entre 13 candidatos, y luego obtuvo el título de coronación del mejor del mundo entre 24 países finalistas. En total, más de 162 propiedades de países de todo el mundo se disputan el renombrado premio.

Una experiencia inolvidable dentro del hebroso hotel Stein Eriksen es gozar de una degustación privada en la cava de su restaurante Glitretind.

La colección de vinos de Stein Eriksen Lodge supera las 10,000 botellas y más de $ 1 millón de dólares en valor, una de las colecciones más grandes y variadas del estado de Utah. El director de Wine and Spirits mantiene la colección y ayuda a los huéspedes a combinar el vino perfecto con su cocina. Mantenido a una temperatura de 55 grados Fahrenheit y 60 por ciento de humedad, el sótano cuenta con contenedores de madera de secuoyas del piso al techo y una zona de degustación.

Bello y personalizado, el lodge siempre recibe a sus huéspedes como si estuvieran regresando a casa. Como sacado de una historia de fantasía, este destino navideño nos transporta a un mundo soñado, donde cada instante está repleto de celebración y magia.

“Con un charm inigualable y una elegancia sutil, Stein Eriksen nos enamora a todos perdidamente”.