Dicen que el mezcal hay que tomarlo besito a besito, manera sensual que aplica perfecto para saborear Lineal, delicia líquida venida de Durango, que presenta una hermosa colección de botellas realizadas con la mayor exquisitez en Olinalá, Guerrero.

Al entrar al restaurante Moxi del Hotel Matilda en San Miguel de Allende, los visitantes se encuentran con un carrito en el cual se presenta la selección de bebidas que recomienda la casa. Ahí vi por primera vez una botella de Lineal, elegante y seductora, inmediatamente nos invita a pedir una copa para iniciar con una exquisita comida. Al probarlo….seda líquida en mi boca, mi nuevo mezcal favorito.

Al regresar a San Miguel me encontré con Bruce James, rey de la hospitalidad y gran conocedor de este elixir ya que este mezcal es la elección de Matilda como Mezcal de la Casa, con quién tuve oportunidad de tener una deliciosa charla: “ Lineal es el resultado de un extenso viaje de descubrimiento por todo el país, buscando lo mejor de México. Un viaje de amigos, una búsqueda común, un interés particular por descubrir un producto de calidad y compartirlo. Sin olvidar las raíces de esta ancestral bebida, sus creadores dejan atrás mitos y convenios, para lograr una conexión más personal con la tierra duranguense, tan especial, que la produce. La edición tributo a Olinalá ha tenido un éxito enorme, nuestros huéspedes y visitantes al ver la botella piden por ella sin dudar”.

 

 

Bruce, magnifico conversador me sigue platicando mientras yo disfruto de mi copa de Lineal y admiro el maravilloso y colorido Mural de Claudio Limón que se encuentra en la alberca del hotel, avivando los sentidos: “Al realizar un viaje a Guerrero los Directivos de Lineal decidieron rendir homenaje a la hermosa artesanía mexicana que se produce en esta perdida región. El nombre Lineal es para sus creadores la culminación de un viaje fantástico, un recorrido físico y espiritual, que los llevó hasta una pequeña comunidad en el estado de Durango, ya que su  búsqueda iba más allá de encontrar el camino fácil o el más caminado. La pureza de este proyecto fue madurando lentamette, enriqueciéndo en conocimiento y anécdotas que fueron marcando su camino. El esfuerzo y la pasión invertidos en reflexión, tiempo y respeto a los procesos tradicionales –no solo de producción, si no de investigación y descubrimiento– cobra vida a través de sus notas distintivas, ahumadas y dulces a la vez, resultado de un doble proceso de destilación. Cada gota de Lineal es una nueva forma de ver y entender la creación de un producto artesanal, y una nueva forma de disfrutarlo”.

Olinalá, Guerrero se encuentra aproximadamente a 1,400m sobre el nivel del mar. Esta pequeña ciudad, que en cien kilómetros a la redonda no tiene cerca ni siquiera una población de 10,000 habitantes es conocida a nivel mundial, así de hermosa es la artesanía que se hace, a mano, artesanalmente, día a día siendo la capital mundial de la laca y el esgrafiado, ambos primores artesanales que se enriquecen con una caracteristica fundamental; la fragancia de la madera de lináloe, tan persistente que una caja hecha con esta madera conserva perfumado su interior durante varios años.

Los artículos elaborados en Olinalá son por lo general pequeñas cajas, cofrecillos, baúles o arcones, charolas y jícaras decoradas. Los colores tradicionales: verde, azul, negro y rojo; casi nunca se mezclan dos colores en un mismo diseño. En cuanto al esgrafiado o rayado, llega a ser de tal finura y minuciosidad en algunos casos, que hacen evocar el trabajo chino antiguo. Todas estas finezas se muestran en la edición especial de Lineal, la cual les invito a probar y admirar.

!Salud!