La Catedral de Valencia es una de las joyas arquitectónicas en la bella Valencia, España. Es un edificio que se comenzó a construir en el siglo XIII y se terminó en el siglo XVIII. Durante todos esos siglos de construcción, ampliaciones y modificaciones, la Catedral de Valencia recibió intervenciones de distintos estilos arquitectónicos como el Románico, el Gótico Valenciano, el Renacentista, el Barroco y el Neoclásico.

 

“En el lugar en el que fue edificada la Catedral de Valencia existía una mezquita edificada durante la ocupación árabe. Esta fue paulatinamente derribada conforme la Catedral se iba edificando”.

 

La estructura principal de la Catedral de Valencia se construyó entre los siglos XIII y XVI. Durante casi 200 años la estructura no sufrió grandes modificaciones y entre los siglos XV y XVI se anexaron nuevas edificaciones al frente de esta bella catedral. Es por ello que el estilo predominante del edificio es el Gótico con base Románico. Entre los siglos XVI y XVIII fue cuando se llevaron a cabo muchas más intervenciones y con ellas una mezcla de un total de cinco estilos arquitectónico lo cual la hacen uno de los edificios más emblemáticos y especiales en España y Europa.

Durante el renacimiento la estructura del edificio casi no sufrió cambios pero si su interior, principalmente en el tema pictórico. Pero la gran modificación fue ya en su etapa barroca y estuvo a cargo del alemán Konrad Rudolf.

El inició los trabajos de la puerta principal conocida como la Puerta de los Hierros, que lamentablemente no pudo terminar debido a la Guerra de Sucesión. Pero más tarde los escultores Francisco e Ignacio Vergara terminaron la fachada principal logrando un trabajo del más puro estilo barroco.

Ya hacia el siglo XVIII se decidió llevar a cabo una importante intervención con el propósito de eliminar el estilo gótico. Los trabajos comenzaron en el año 1774 y estuvieron a cargo del arquitecto Antoni Gilabert Fornés. Pero en 1972 se decidió eliminar los elementos clásicos para recuperar el estilo gótico original.

 

GALERIA

 

LA PUERTA DE LOS HIERROS

Esta puerta es especialmente interesante por su estilo Barroco Italiano que en la España de esa época nunca había sido visto. La planta es “ondulante” lo cual da una sensación de “movimiento” además de generar una ilusión óptica de mayor anchura. Es un estilo que los artistas italianos Gian Lorenzo Bernini y Francesco Borromini utilizaban y que en España era toda una novedad. El tallado de la piedra es espectacular lo que la hace una joya para admirar.

 

LA CAPILLA DEL SANTO CALIZ

Esta capilla mide trece metros por cada lado y dieciséis de altura. Sus paredes son lisas lo cual permite que la viste se concentre en su impactante retablo gótico. Esta capilla estuvo a cargo de Andreu Julia entre 1356 y 1369, quien le otorgó un estilo gótico. Originalmente la intención es que la capilla no estuviera unida a la Catedral de Valencia pero en 1496 Pere Comte terminó el pasillo para así unir los dos cuerpos. Además del retablo otro elemento que es único es su bóveda de crucería de ocho nervaduras.

 

NO PUEDE PERDERSE

Debido a todos los estilos que reúne la Catedral de Valencia y la gran cantidad de siglos que tomó su construcción, hay una gran cantidad de elementos que no deben dejar de verse durante la vista.

En el exterior no puede perderse: la Puerta Oriental de estilo Románico, la Capilla Sant Jordi, la Arcada Noroccidental Obra Nova construida en el siglo XVI, la Puerta Occidental Los Apóstoles, el Campanario Micalet y la ya descrita Puerta de los Hierros.

En el interior es obligado admirar el Cimborrio del siglo XIV, la Capilla del Santo Cáliz, la Girola, el Altar Mayor y por supuesto la Nave Principal.

W. catedraldevalencia.es

Fotografías: José Cabrera

 

“La Catedral de Valencia se construyó durante casi cinco siglos y agrupa cinco diferentes estilos arquitectónicos lo cual la convierte en una maravilla que admirar justo en el centro de Valencia”.