Porsche, uno de las más importantes consorcios en el segmento de fabricación de autos deportivos, inauguró recientemente en su planta de Leipzig, Alemania, Inno-Space, un centro de innovación donde se puede simular un entorno específico de fábrica virtual, que posteriormente podrá conectarse a la planta de una forma controlada con el fin de integrar los nuevos desarrollos en la producción.

 

“Los defectos detectados son almacenados en la base de datos central de la planta y está disponible para todos los empleados”.

 

“En el Inno-Space podemos diseñar y probar conceptos pioneros para el futuro, sin interrumpir los procesos normales de la planta. El entorno seguro es utilizado para probar las innovaciones en los trabajos de gestión de la calidad del mañana. El equipo colabora con varias universidades y startups. En asociación con GTV, una startup con sede en Dresden (Alemania), Porsche ha estado usando la realidad aumentada (AR) como una plataforma técnica para el control de calidad”, dice Albrecht Reimold, miembro del Consejo Directivo de Porsche AG, responsable de Producción y Logística.

Por su parte Frank Moser, director de Calidad Corporativa de Porsche, destaca que “la máxima calidad es una parte esencial de la identidad de Porsche, y es lo que esperan los clientes. La calidad es el resultado de un duro trabajo dirigido con escrupulosa precisión y de la pasión por crear los deportivos perfectos durante todas las fases del proceso y en todas las áreas. Cuando se trata de calidad, llegamos al corazón de cada pequeño detalle. Este es el enfoque que caracteriza a la marca”.

Resalta que las pruebas de apariencia y percepción de realidad aumentada son un ejemplo típico de cómo se desarrollan e implementan las innovaciones originadas en el Inno-Space. GTV trabaja conjuntamente con la Fraunhofer Society para desarrollar una aplicación para tabletas, que toma los defectos encontrados durante la prueba de apariencia y percepción y los superpone sobre una imagen del vehículo en cada etapa del proceso de producción.

 

GALERIA

 

“Primero, los datos individuales de la imagen CAD del vehículo se leen en la aplicación y la cámara de la tableta se mantiene sobre un componente; la imagen CAD se superpone a la imagen en vivo, lo que hace que los defectos o las desviaciones se vean inmediatamente”, dice.

De acuerdo con esto, subraya, la base de datos también incluye detalles de otros parámetros, como la unión entre piezas. En este caso también, al comparar directamente la imagen en vivo con la imagen CAD, destaca cualquier área de unión de piezas que no cumpla con los estándares requeridos.

Andreas Schmidt, Director de Calidad en la planta de Porsche en Leipzig y responsable de implementar el proyecto de realidad aumentada con las instituciones de investigación, precisa que otra ventaja es que el proceso de pruebas se puede transmitir en tiempo real a cualquier socio o instalación. Los defectos detectados son almacenados en la base de datos central de la planta y está disponible para todos los empleados.

“Esta característica hace que nos beneficiemos de numerosas ventajas que van mucho más allá del proceso de prueba. El hecho de que la tableta esté conectada nos permite hacer cosas como auditorías de calidad con nuestros proveedores a través de videoconferencia en un plazo corto”, precisa.

 

“El Inno-Space forma una interface entre el presente y el futuro de la gestión de la calidad”.