El Marsala es mucho más que un vino y según el Pantone Colour Institute la tendencia en gastronomía, moda y diseño que dominó en 2015 fue un gran éxito.

 

GASTRONOMIA

Producido en la ciudad de Marsala, ubicada en Sicilia, Italia, este vino se caracteriza por su dulzura y color caramelo. Recibió la denominación de Origen Protegida en 1969 gracias a su calidad y al medio geográfico en el que se produce.

El Marsala se elabora mediante un proceso conocido como in perpetuum y se produce con variedades de uva blanca, Grillo, Inzolia y Cattarato, por mencionar algunas.

Los hay secos, semiseccos y sweet: el dulce se sirve a una temperatura de 18ºC  y es utilizado para elaborar postres. El seco es el maridaje ideal para antipastos y quesos y suele servirse a 10ºC.

Existen ocho clases de vino Marsala y se clasifican por su color y añejamiento: el Oro, Ambra, Rubino, Fine,  Superiore, Superiore Riserva, Vergine e/o Soleras y Vergine e/o Soleras Stravecchio e Vergine e/o Soleras Riserva.

 

GALERIA

 

MODA, BELLEZA Y DISEÑO

Pero en el 2015 el Marsala fue mucho más allá, ya que según el Pantone Colour Institute, el Marsala ha sido uno de los mejores tonos de color en 2015 en moda, diseño, arquitectura y gastronomía. Se trata de un tono terroso similar al del vino italiano y que Leatrice Eiseman, Directora Ejecutiva de Pantone Colour Institute, aseguró en entrevista para distintos medios de prensa: enriquece nuestra mente, cuerpo y alma, inspira confianza y da estabilidad.

Este color, orgánico y elegante, tuvo su introducción en el mundo de la moda en las pasarelas de otoño/invierno 2014 – 2015 y los adelantos de primavera 2015 de exclusivos diseños de Dolcce & Gabbanna, Burberry, Max Azria, Prorsum, etc. Lo pudimos disfrutar en ropa, bolsas, zapatos y hasta joyería durante este todo 2015.

En maquillaje, lo pudimos encontrar en tiendas departamentales, de autoservicio y hasta por internet, una increíble variedad de cosméticos Marsala. Los lipsticks vienen en gamas matte, brillosos y de larga duración. Y algunas de las marcas protagonistas fueron: Urban Decay, Revlon, L´Oréal y MAC.

Para diseño de interiores el Marsala fue el color que más vimos en muebles para el hogar, electrodomésticos, piezas decorativas; y en vajillas encontraremos  tonos lisos con patrones florales en Marsala.

 

“Se trata de un color en armonía con la naturaleza y que nos acerca más hacia lo terrenal sin perder el buen gusto y la sofisticación que lo caracterizan.”