Qué manera de cerrar un ciclo o de empezar un nuevo año, lleno de entusiasmo, esperanzas, ilusiones y desde luego el mejor ánimo posible, como lo que se vivió durante la tradicional ‘champagne fête’ que organiza anualmente la maison Veuve Clicquot.

Esta vez, una porfiriana casona de la Colonia Cuauhtémoc fue el escenario donde se desarrolló una noche casi mágica y con todo el glamur festivo que las burbujas champañeras te invitan a ‘get bubbly’, o sea a sumergirte en el placer de beber uno de los más versátiles caldos espumosos que hay y que la casa diseñó para darle más vivacidad, más energía, dinamismo y aire cosmopolita. Veuve Clicquot Rich, es la edición más nueva que en sí constituye una de las bebidas de coctelería más refinadas, al mezclarse con frutas y hasta verduras de temporada, que halagan a paladares intrépidos entre los aficionados jóvenes de esta bebida.

Carlos Pechieu el director del grupo Moët Hennessy que representa en México la cotizada champaña de “la viuda”, como coloquialmente se le llama a esta notable etiqueta, dio la bienvenida al festejo que inició con una cena para despertar los sentidos y las notas de la gama de champañas de la firma.  Se incluyeronb suculentas y delicadas creaciones como pasta con morillas y marron glacée, ensalada fresca con arándanos y pavo al horno acompañado de puré de camote clásico.
Más tarde, la fiesta continuó y los invitados disfrutaron frescos cocteles con esta edición ‘Rich’ de la champaña y las tradicionales fórmulas brut y rosé.

Un Dj’Profesional puso el tono de la velada que se convirtió en divertida convivencia entre los muchos invitados que coincidieron  allí.

 

GALERIA