Manifiesto de oficio, tradición y amor por la tierra y sus productos, Ánima Negra es expresión del gran orgullo y carácter de la vitivinicultura de Mallorca. El resultado son unos vinos sinceros y especiales, alejados de las tendencias de creación de vinos impersonales. Es esta premisa, junto con el objetivo de producir unos vinos de la máxima calidad posible, la que marca el día a día en esta bodega fundada en 1994, y que es fruto de la simbiosis del clima, el suelo y las variedades autóctonas de la isla de Mallorca.

Situada en el sureste de la isla, la bodega produce los vinos en la antigua “possessió” de Son Burguera, cercana al pueblo de Felanitx y que data del siglo XIII. La viticultura natural es una prioridad. El respeto por las particularidades de la tierra y el cultivo de variedades autóctonas, como son Callet, Mantonegro, Fogoneu y Prensal Blanc, han configurado una filosofía propia tanto en la forma de entender la viticultura como en el propio producto.

El proyecto a partir de la iniciativa de Miquel Ángel Cerdà y Pere Obrador, ayudados en sus inicios por el enólogo Francesc Grimalt. En la actualidad cuentan con el asesoramiento de Xavier Ausàs, antiguo enólogo de Vega Sicilia. El respeto a las particularidades del suelo y el cultivo de las variedades autóctonas han formado una filosofía propia tanto en la forma de entender la viticultura como en el vino en sí mismo.

W. annegra.com

 

“Considerada una bodega de culto, expone la riqueza del terruño y el carácter de las cepas autóctonas”