En días pasados en la Isla San José en Los Cabos, tuvo lugar la final del Extreme Sailing Series 2017 en el que compitieron ocho equipos, los mejores del mundo. Una experiencia única y fantástica es recorrer el mar en un velero, pero participar en una carrera como ésta es glamoroso, desafiante y emocionante. La emoción inicia desde la preparación del velero, reunirse con el equipo y ver a todos los demás participantes, vestidos con sus trajes especiales y sus modernas embarcaciones. Representantes de la Marina y del gobierno del estado estuvieron presentes y se entonó durante el primer día de actividades.

Ganar estas competencias requiere de habilidad y fuerza  de los regatistas, pero también influye la tecnología del velero y hasta el clima. Para la partida y durante toda la competencia se requiere de vientos que permitan zarpar, así que en cuanto se hicieron presentes la Land Rover BAR Academy y sus jóvenes tripulantes británicos se hicieron a la mar.

Desde la distancia, el catamarán de Land Rover se erige con gracia y parece deslizarse suavemente en el agua, pero en realidad manejarlos requiere de un gran esfuerzo físico y de coordinación entre los miembros del equipo para dirigirlo y controlarlo. Hay  que aprovechar la brisa y mantener la distancia entre los otros, se trata de ser hábiles y de aprovechar la velocidad.

 

GALERIA

 

El catamarán GC32 Land Rover mide 12 metros, pesa 975 kg y más de una tonelada incluyendo las velas, y alcanza velocidades máximas de 72 km/hr. Su diseño moderno es de tipo Hydrofoil, que le permite ser rápido y literalmente volar sobre la superficie.

Esta competencia global ha pasado por Medio Oriente, Asia, Europa y por primera vez la final tuvo lugar en México, en Los Cabos, que se ha convertido en uno de los destinos predilectos para eventos deportivos de talla internacional y tan espectaculares como éste. Además es una excelente opción para que los viajeros disfruten y se dejen consentir con los hoteles de lujo de la zona, de la exquisita gastronomía, clubes nocturnos y clima inigualable.

Después de siete eventos alrededor del mundo, los ocho equipos internacionales estuvieron integrados por 45 tripulantes de 13 países distintos, y los ganadores se llevaron la afamada America’s Cup. La participación de Land Rover, dirigida en México por mi amigo Raúl Peñafiel es famosa por sus autos lujosos y potentes, pero busca salir de lo ordinario y lanzarse a la aventura con este tipo de eventos.

“Esta competencia global ha pasado por Medio Oriente, Asia, Europa y por primera vez la final tuvo lugar en México, en Los Cabos”.