Tras cinco años de existencia, Bordeaux Rendez-Vous se presentó por primera vez en México y en Latinoamérica el pasado 31 de octubre en el Presidente InterContinental de Polanco en el restaurante Au Pied de Cochon. Con este evento se busca extender e impulsar los vinos franceses en nuestro país, y qué mejor manera que enamorar a 110 comensales durante una elegante cena de gala con un menú del chef de cocina Fréderic Lobjois.

Inspirados por la excelente relación que tiene el hotel con Barriere Freres, la responsable de entregarle los vinos directamente desde Francia y que durante 80 años se ha especializado en comerciar Grands Crus Classés de Bordeaux,  nació la idea de hacer esta Cena de Gala.

Baste con decir que los Grands Crus Classés se refiere a la lista de los mejores vinos franceses, y ser nombrado de esta forma significa gozar de un gran prestigio y admiración, y el término Gran Cru se refiere al concepto que evoca el terroir donde se elaboran estos vinos excepcionales.

Diez grandes chateaus de las mejores denominaciones de Bordeaux fueron el punto de partida, con sus vinos Grands Crus Classés, que nos hicieron vivir magníficos momentos guiados por los valores de Bordeaux Rendez-Vous: participación, pasión, encuentros y descubrimientos.

 

Los vinos de exquisita calidad de D’Armailhac, Beychevelle, Canon La Gaffeliere, Clerc Milon, Guiraud, Grand—Puy—Lacosste, Grand Mayne, Lafon Rochet, Lascombes y Malartic Lagraviére los probé en compañía de mis queridos amigos Julien Debarle, Director de Operaciones de hoteles Intercontinental en Mexico, Guillermo Valencia, Gerente General del hotel, Jean Christophe Prioux, Gerente de Restaurantes,  Miguel Ángel Alcántara, Gerente de Relaciones Públicas e Isabel Azpiri, Directora  de Relaciones Públicas y Comunicación, así como del magnífico maitre sommelier Luis Morones.

Nos dio la bienvenida el delicioso vino blanco Comte de Malartic 2015 de Chateau Malartic Lagraviére, de uvas Sauvignon Blanc y Sémillon, en compañía de una selección de quesos, pan y postres. Este chateau estuvo representado por su dueño Severine Bonnie –Laplane, al igual que Grand-Puy-Lacoste con Emeline Borie, y Grand Mayne con Jean-Antoine Nony, Lafon Rochet con Basile Tesseron.

 

Los deliciosos platillos que probamos fueron inspirados en la cocina francesa: Frescura de pepino y ostión en gelée; Foie grass de pato y durazno caramelizado; brioche con crema acidulada y cebollín; Cerillo con frambuesas; Filete de res con morillas y papa confitada forestiere; guiso de habas con jitomate y hierbas aromáticas; postre de tarta fina de manzana y helado de vainilla, café y Mignardises.

Además del hedonismo del maridaje también se realizó una subasta con buena causa, en la que los asistentes pudieron llevarse el sabor francés a casa. Los fondos recaudados fueron destinados a Fundación Gigante, que desde hace 50 años ha apoyado a los sectores más vulnerables del país para darles una mejor calidad de vida y oportunidades de crecimiento.

W. presidenteicmexico.com